Ahorro de 850.000 euros al año con la compra de electricidad por subasta

La mayor eficiencia en la contratación, el mantenimiento preventivo y la colocación de LED en algunas calles es ya una realidad | El Consistorio se plantea adquirir la energía día a día

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

El Ayuntamiento destina el 55% de la facturación de electricidad al alumbrado público, por lo que la instalación de iluminación adecuada es un objetivo de interés. De las mediciones realizadas durante la elaboración del plan de alumbrado se extrae la necesidad de cambiar las 27.000 luminarias de la ciudad a LED, aunque ya hay tramos de calles en las que la sustitución es un hecho. Hay LED instaladas en tramos de Vélez de Guevara, Samalar, Caballero de La Rosa o avenida de la Paz. Entre las acciones de más interés, se contempla reemplazar las luminarias más ineficientes como las tipo globo, que son las que aún quedan en el paseo de Las Norias, cuyo cambio se licita ahora, las que tengan mercurio o las de mayor consumo entre las de VSAP, de manera que se ahorre el 60% de la factura eléctrica municipal.

Entre las últimas medidas adoptadas figuran las relacionadas con la compra de energía de forma «agrupada y acertada» a través de subasta, algo que ha ido permitiendo una rebaja de la factura sustancial, que los técnicos municipales calculan en 850.000 euros al año. Este ahorro ha servido de contención del gasto por el alza de los precios de la luz, estiman en el Consistorio. El siguiente paso podría ser «como trabajar en Bolsa», es decir, la compra diaria de energía en función de los precios que se ofrezcan. En estos momentos, la factura anual ronda los tres millones de euros.

Mantenimiento preventivo

En lo que a tareas de conservación se refiere, se ha puesto en marcha un nuevo contrato que prevé labores de mantenimiento preventivo, tareas programadas y planificación de tareas. También incluye una bolsa para reparaciones puntuales por averías de 100.000 euros, maquinaria nueva -dos plataformas elevadoras, dos furgones y dos coches eléctricos- y, en materia de personal, un ingeniero, cuatro electricistas cualificados y un electricista encargado, todo ello a tres turnos, las 24 horas y los 365 días del año.

Como ejemplo, señalan desde el Consistorio, «ahora que limpiamos los cristales o metacrilatos de las farolas, la luz se emite con mayor potencia y permite, en la sustitución de luces, ir a potencias menores iluminando mejor que antes, con lo que el ahorro y la eficiencia con este gesto es palpable en la cuenta de resultados». En este sentido, si hasta ahora se utilizaban unos 240.000 euros para reparar averías, ahora se usan 450.000 euros para el mantenimiento preventivo.