El agujero negro de la zona verde de Logroño

21 de diciembre del 2016: Trabajos de vaciado del edificio./Antonio Díaz Uriel
21 de diciembre del 2016: Trabajos de vaciado del edificio. / Antonio Díaz Uriel

La Casa de las Letras se reduce a un solar en el parque Gallarza dos años después de su derrumbe | Ocho empresas optan a la segunda licitación de la reconstrucción del edificio con la previsión de ser adjudicada en este primer trimestre

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Dos años, dos. El otrora edificio de Gallarza, hoy reducido a solar en pleno parque, sigue viendo pasar el tiempo. Un «agujero», como así le denominan tanto los vecinos como quienes frecuentan la céntrica zona verde, que ennegrece desde febrero del 2017, cuando un derrumbe dio al traste con la que entonces iba a ser la Casa del Cuento. Dos años después, la parcela, igual de vallada pero con más suciedad y maleza, aún aguarda una salida mientras avanza la tramitación de un proyecto que ha sido rebautizado como Casa de las Letras pero que sigue despertando las mismas dudas.

Más

La realidad es que pocos proyectos de los que se recuerdan han corrido peor suerte que la conocida como Casa del Cuento, uno de los anuncios 'estrella' del PP de Cuca Gamarra ya la pasada legislatura -presentado en la campaña electoral del 2011-. Y es que tras un mandato de promesas incumplidas, ha llegado otro en el que, cuando todo parecía que se iba a llevar a cabo de una vez, no ha sido posible por una u otra causa. Los reveses han sido constantes y desde la oposición se ha llegado a hablar incluso de proyecto «gafado». Todo lo que podía salir mal, ha salido. Hasta el nombre ha sido motivo de polémica.

La reconstrucción del que será el nuevo edificio, en cualquier caso, continúa pendiente y a la espera de adjudicación. El mismo fue licitado el pasado octubre por un importe de 2,6 millones de euros y un plazo de ejecución de entre 15 y 18 meses. «Ya se han abierto las ofertas técnicas y próximamente se abrirán las económicas. A partir de ahí se hará una propuesta para su adjudicación. La obra está financiada con el presupuesto del ejercicio anterior», informaba telegráficamente el Ayuntamiento de Logroño a Diario LA RIOJA, a unos días de que se cumplan los dos años del 'accidente' que supuso su paralización.

El 1 de febrero del 2017 los muros de la que iba a ser la Casa del Cuento se caían «por accidente»

21 de diciembre del 2016Antonio Díaz Uriel
1

21 de diciembre del 2016

Trabajos de vaciado del edificio

1 de febrero del 2017Juan Marín
2

1 de febrero del 2017

Derrumbe parcial de los muros.

3 de febrero del 2017Antonio Díaz Uriel
3

3 de febrero del 2017

Derribo total por razones de seguridad.

20 de junio del 2018Sonia Tercero
4

20 de junio del 2018

Estado del solar el pasado verano.

19 de enero del 2019Antonio Díaz Uriel
5

19 de enero del 2019

La Administración local tiene hasta ocho propuestas sobre la mesa y de ahí saldrá la futura adjudicataria, si bien nadie se atreve a aventurar plazos teniendo en cuenta que las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina -del parque Gallarza y del resto de la ciudad de Logroño-. Nunca antes un proyecto municipal estuvo tan envuelto en la incertidumbre, porque sólo el PP ha insistido en seguir adelante con él. Hasta Ciudadanos (Cs), quien forzó para su reconversión en un edificio polivalente y hasta lo 'renombraba', planteó el pasado verano abandonar el proyecto «si en tres meses no se licitaba». Y desde la asociación de vecinos de las Plazas y Parques de la Zona Centro Sur de Logroño (PlayParSur) no para de reiterarse que se abandone el proyecto de una vez.

Las previsiones del Ayuntamiento de Logroño, de todos modos y según lo adelantado por la propia alcaldesa a comienzos de año, es que la adjudicación del nuevo proyecto de construcción sea una realidad durante el primer trimestre del 2019. Al menos eso fue lo último al respecto, porque lo penúltimo llegó de manos del recurso de un técnico de la casa el pasado noviembre, aún pendiente de respuesta municipal, asegurando que el nuevo plan, el que se está licitando, «no justifica la seguridad estructural del edificio».

Jesús González Menorca recurría lo aprobado a título personal al entender que no cumple con el Código Técnico de la Edificación ni con la Ley de Contratos, pero su condición de cabeza visible de la Oficina de Rehabilitación y Centro Histórico como adjunto responsable de Rehabilitación no pasaba desapercibida para nadie. Más si cabe cuando el arquitecto, funcionario de carrera de la Administración local «desde 1988» y vecino del citado parque, no descartaba -ni descarta- un nuevo siniestro. «El contenido del proyecto aprobado no cumple los requisitos exigidos por el Código Técnico de la Edificación en base a los que se nos asegure que no se generen riesgos indebidos, como los padecidos por la Casa del Cuento, es decir, que el nuevo proyecto no nos garantiza que no pueda volver a producirse un siniestro similar al anterior en su fase de construcción o, lo que sería peor, en su fase de puesta en uso», resumía el largo y documentado escrito adelantado por Diario LA RIOJA.

Crónica de un 'accidente'

«Un tremendo estruendo seguido de una gran nube de polvo. Una esquina desplomada de golpe y porrazo en horario de trabajo. Un herido leve atendido en la misma obra. Un susto. Un gran susto. Y un proyecto en el corazón del parque Gallarza que, si ya fue controvertido en su gestación, tocará replantearse cuando prácticamente se encontraba en su primera fase». Así comenzaba la crónica en Diario LA RIOJA del 'accidente' ocurrido el 1 de febrero del 2017, cuando dos de las cuatro fachadas del viejo edificio que iba a acoger la entonces Casa del Cuento se venían abajo.

Un 'derrumbe parcial' en las fachadas norte y este que, que desde hacía días -y donde hoy no hay más que un solar con un gran boquete- se sostenían con un zunchado metálico de seguridad tras el vaciado en los meses previos del antiguo edificio de Infantil del Vuelo Madrid-Manila.

Desde entonces, vueltas y más vueltas, un sinfín de 'donde dije digo, digo Diego' por parte de los distintos miembros del equipo de Gobierno municipal y, al final, nuevo proyecto y nueva licitación tras encallar en la Intervención General. Y en ello se sigue después de que el pasado verano el abono de la indemnización a la adjudicataria inicial -de 34.300 euros- dejase vía libre para un segundo proceso tras la resolución del contrato. El importe de las obras realizadas hasta ese momento, el «agujero» al que se refieren vecinos y viandantes, fue de 297.031 euros.

 

Fotos

Vídeos