¿Adiós a la pasarela del parque de los Enamorados?

Ángel Asensio, en la pasarela de Carmen Medrano que piden retirar para, en su lugar, proyectar una calle sobre las vías del tren. /Miguel Herreros
Ángel Asensio, en la pasarela de Carmen Medrano que piden retirar para, en su lugar, proyectar una calle sobre las vías del tren. / Miguel Herreros

Mil firmas piden conectar las logroñesas calles Fuenmayor y Gonzalo de Berceo | Los vecinos, que han conseguido encabezar los Presupuestos Participativos, han decidido movilizarse ante el aplazamiento del soterramiento del tren

África Azcona
ÁFRICA AZCONALogroño

Su propuesta para conectar las calles de Fuenmayor con Gonzalo de Berceo fue la más votada en los últimos Presupuestos Participativos de este año. Casi un millar de vecinos del Parque de los Enamorados respaldaron una obra largamente demandada y que, de recogerse finalmente en las Cuentas locales, supondrá la retirada de la vieja pasarela peatonal, algo primordial en palabras del tesorero de la asociación vecinal, Ángel Asensio, «máxime ahora que la segunda fase del soterramiento del tren ha quedado aplazada». Su propuesta plantea urbanizar este tramo, «no son más de 50 metros», con las dotaciones propias de cualquier calle y las obras necesarias para rebajar la cota de la vía del tren, al igual que se hizo en su día en las calles Chile y Siete Infantes. Sería una solución provisional sin renunciar al soterramiento como solución definitiva. Entre tanto, confían en que el equipo de Gobierno tenga en cuenta su petición y la incluya en los Presupuestos del 2019. «Las comunidades de vecinos, especialmente las de Paula Montal (la casas pegan a la vía), han empezado a movilizarse ante el evidente aplazamiento de la segunda fase por falta de financiación», señala Ángel Asensio.

Una fábrica sigue cortando la calle Eibar.
Una fábrica sigue cortando la calle Eibar. / Miguel Herreros

Siempre les han ido explicando que se hará la calle cuando se soterre el tren, pero ya no pueden esperar más y consideran urgente una salida hacia el centro para peatones y coches que no pase, irremediablemente, por la avenida de Burgos. «Allí confluimos los de Valdegastea, El Arco y Yagüe, con lo que los atascos se han convertido en algo habitual». Por otra parte, Asensio considera que la supresión de la pasarela peatonal no debería ser ningún inconveniente a la hora de empezar a acometer la conexión de las calles Fuenmayor con Gonzalo de Berceo. «Su levantamiento ya estaba presupuestado hace tiempo y, aunque tiene su papel, es una estructura que da problemas: cuando llueve se convierte en una pista de patinaje y ya habido algún incidente». El otro frente abierto en este barrio de 6.000 vecinos son los problemas derivados de las viejas fábricas con las que aún conviven pese a haber vencido el plazo para salir de la zona. «Las empresas de este Peri consiguieron un permiso del Ayuntamiento para aplazar hasta septiembre la presentación de sus modelos urbanísticos, pero no sabemos en qué ha quedado... Entre tanto, hay naves vacías con los problemas que esto supone -ya habido algún incendio- y seguimos con la calle Eibar interrumpida entre los números 9 y 11; sin aceras en alguno de los tramos y con la presencia de una empresa de productos de limpieza, que consideramos que entraña riesgos de seguridad», resume el portavoz vecinal.