Acuerdo en Bomberos: las guardias localizadas a 15 minutos, para voluntarios

Movilización del colectivo de bomberos de mayo del año pasado /Jonathan Herreros
Movilización del colectivo de bomberos de mayo del año pasado / Jonathan Herreros

El pacto garantiza un servicio mínimo con ocho bomberos, mientras que otros cinco permanecerán localizables

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

Habrá dos acuerdos, uno sobre horas extras y otro sobre guardias localizadas, uno de los caballos de batalla de los últimos años, de forma que serán únicamente bomberos voluntarios los que se sumen a éstas y tengan que permanecer a 15 minutos de distancia del parque cuando hasta ahora se determinaba quien debía hacerlo mediante resoluciones de Alcaldía. Bomberos y Gobierno local han acercado distancias.

Aunque queda pendiente la incorporación de más plantilla, indican desde el colectivo profesional, al menos se garantiza un mínimo en el servicio de ocho bomberos más otros cinco que, a través de esas guardias localizadas, puedan incorporarse en menos de 15 minutos.

La lista de horas también funcionará a base de personal voluntario y ya no será preciso que quienes formen parte de ella estén a 15 minutos del parque porque se empleará para otro tipo de tareas, indicó la misma fuente.

Para los bomberos, el acuerdo, que además actualiza el precio, consigue eliminar las guardias localizadas como obligatorias y garantiza un mínimo de ocho bomberos en el parque, que eran los 'imprescindibles' para ellos. Así que, aunque aún no se posea la plantilla adecuada, se puede lograr que en cada intervención puedan actuar entre seis y siete bomberos, que haya efectivos para dos actuaciones simultáneas o que, en el caso de un siniestro en una empresa, pueda haber hasta trece en unos minutos.

El Gobierno local solamente ha dicho que «estamos hablando y colaborando para que el cuerpo de bomberos pueda trabajar mejor en ámbitos como impulsar proyectos, recuperar iniciativas, actualizar su formación, realizar educación en prevención, etc». También se ha alegado que «se ha llegado a un acuerdo de mínimos y se ha abierto un canal de comunicación y de diálogo para mejorar las condiciones generales e integrales de trabajo y de servicio, teniendo en cuenta que el cuerpo de bomberos tiene proyectos muy interesantes para esta ciudad»

El conflicto que se venía viviendo en bomberos se empezó a visibilizar hace cuatro años. Las quejas del colectivo llegaron a manifestarse de formas muy diversas: en los camiones, a base de leyendas, pero también en la plaza consistorial, en la que llegó a haber tiendas de campaña. Los bomberos venían reclamando formación, organización, medios materiales..., pero sobre todo les 'quemaban' las guardias localizadas a base de resoluciones de Alcaldía, que terminaron en más de una ocasión en el juzgado.