Yagüe recuerda y homenajea a Rafa Ojeda

Los bailes típicos logroñeses y riojanos no faltaron en la velada. :: FOTOS: miguel herreros/
Los bailes típicos logroñeses y riojanos no faltaron en la velada. :: FOTOS: miguel herreros

El barrio logroñés celebra una fiesta para ensalzar la figura del que fuera su párroco y pide una plaza con su nombre para no olvidarlo

DIEGO MARÍN A.

«Con lo que hemos pasado en este barrio, ¿nos van a asustar cuatro gotas?», dijo José Manuel Calzada. La cuestión fue, más bien, una aseveración, una prueba de fuego en el homenaje al recientemente fallecido Rafa Ojeda, quien fuera párroco del barrio de Yagüe, celebrado ayer en el patio del centro cívico. Pasadas las 20.30 horas, cuando cantaba Roberto Herreros, empezó a llover y el medio millar de personas que se habían congregado en el acto se disgregaron para refugiarse del agua bajo los árboles, terrazas y paraguas compartidos; pero cuando escampó, sobre las 21.15 horas, los fieles vecinos, regresaron y el evento continuó con Urbano Espinosa narrando una anécdota.

El homenaje lo organizó la Asociación de Vecinos Fueclaya de Yagüe hacia quien, como escribió en un poema Jesús Vicente Aguirre, despreciaba «las medallas, los títulos, las loas y alabanzas», rector de una «iglesia consecuente» y que «entre otros muchos, dio su brazo/para mudar aquel tiempo en abrazo». La presidenta de Fueclaya, Valvanera Pascual, recordó a Ojeda como «tan querido personaje» que «vivió su fe llevándola a la práctica» y ostentando «la capacidad de hacer que creyeras en ti por encima de las creencias».

El programa del evento contó con una veintena de intervenciones de todo tipo, tanto musicales como poéticas, además de las meramente personales. Comenzó con todo el público cantando 'Con tu puedo y mi quiero', la canción favorita de Rafa Ojeda, obra de Luis Pastor. También habló Javier Navarro, de la Fundación Pioneros, recordando a otra figura significativa del barrio, Julián Rezola. Y el grupo de danzas del barrio bailó la 'Jota de Yagüe'.

Esther Novalgos leyó el poema 'Improvisando', escrito ayer e inspirado en Rafa Ojeda. Y participaron en el acto, además, Míchel García, José Antonio Aritio, Paco Marín, Roberto Fandiño, Jesús Martínez, Federico Soldevilla, Nieves Gómez, Ricardo Romanos, Eduardo Adán, César Novalgos, los Amantes de la Jota, el Foro Cívico Francisco Sáez Porres, el Coro Divertimento, el Coro Con Dos Bemoles, dirigido por el propio Jesús Vicente Aguirre. Y, para finalizar, se cantó, de nuevo entre todos, el 'Himno a la libertad' y se pidió públicamente que la plaza pase a denominarse plaza de Rafa Ojeda, para redondear el homenaje.

Fue, desde luego, una cita entrañable, un recuerdo que ni la lluvia de verano, con frecuencia tan inoportuna, pudo disolver. «Que la lluvia sólo nos retrase lo estrictamente necesario», declaró Calzada en la reanudación del acto. A la reunión acudió mucha gente, la mayoría vecinos del barrio, pero no sólo. Estuvo el concejal de Cambia Logroño Gonzalo Peña, los exsindicalistas Javier Granda y Jesús Ángel Cámara, los escritores Begoña Abad y Luis Martínez de Mingo, los editores Carlos Muntión y Emiliano Navas, el mago Diego Calavia, los músicos Sergio Olave y Eduardo Sánchez, la periodista Lucía Ripa... Mucha gente.

Jesús Martínez Cañas, actual párroco del barrio de Yagüe de Logroño, describió a Rafa Ojeda, a quien sucede, como «un símbolo de Yagüe, un barrio que ya es un símbolo en sí mismo de la lucha y la reivindicación, pero él aglutinó la movilización de la gente desde que vino aquí, en el año 63». Ojeda ejerció de sacerdote en el barrio logroñés durante 47 años, hasta su jubilación en el 2009. «Los años más significativos son los 60 y 70, cuando Yagüe se convierte en un lugar separado de la ciudad pero, a la vez, es un espacio reivindicativo, lleno de sociabilidad», recordó Jesús Martínez Cañas, que señaló a Ojeda como a alguien «muy relevante en lo cultural y social».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos