Fallece Rafa Ojeda 'el cura de Yagüe'

Fallece Rafa Ojeda 'el cura de Yagüe'

Ha muerto a los 79 años el que fuera uno de los más destacados defensores del colectivo obrero que se asentó en este barrio logroñés, del que fue párroco durante 46 años

LA RIOJA

Rafael Ojeda 'el cura de Yagüe' ha fallecido esta mañana a los 79 años. El sacerdote sobresalió como uno de los más destacados defensores del colectivo obrero que se asentó en este barrio logroñés, acostumbrado a lograr mejoras a golpe de reivindicaciones. Su trabajo, compromiso y apoyo le mereció el cariño de todo el barrio y el reconocimiento social. El 27 de octubre de 2.009, después de 46 años entregado a Yagüe, se jubiló como párroco y cedió el puesto a Jesús Martínez.

Las instituciones también reconocieron sus méritos. Así, el 9 de junio de 1985, fue uno de los riojanos galardonados en la primera edición de las Medallas de Oro de La Rioja, con José María de Miguel como presidente de la Comunidad. Además, en 2010 recibió la Insignia de oro de San Bernabé de manos del Alcalde de Logroño, Tomás Santos. Este galardón lo otorga la corporación municipal a personas que destacan por su contribución al desarrollo cultural, cívico y social de la ciudad.

además

En 2004, con motivo del 50 aniversario del barrio de Yagüe, el cura de la parroquia El Salvador -un bastión del compromiso de la Iglesia con el obrerismo- recordaba en Diario LA RIOJA su llegada en 1964. «En esa época estábamos muy lejos del centro, del paseo de El Espolón, ya que lo último urbanizado era el edificio de la Bene, y luego venía la maldita carretera de Burgos, que se ha tragado a muchos de nuestros vecinos», comentaba, al tiempo que recordaba que el autobús llegaba cada una hora, «y sólo hasta la gasolinera».

El religioso, conocido en el barrio como el primer cura sin sotana, explicaba que, además de haber una necesidad de vivienda a mediados de los 60, también había una necesidad social. «En el barrio había sólo bicicletas, dos motos viejísimas y ningún coche», rememoraba, y añadía que «antes éramos los de la vía para arriba; hoy ya no hay límites». Ojeda, una de las personas más queridas del barrio, arrimó siempre el hombro para unir a todos los habitantes y conseguir que Yagüe se integrara más en Logroño.

«Nuestro cura con sueldo»

La Asociación de Vecinos Fueclaya del Barrio de Yagüe recuerda en su web a Ojeda. «Lllegó al Barrio en Octubre de 1963 como Administrador de la Parroquia. Siendo Yagüe un barrio obrero, el sentimiento de los vecinos era de trabajo y a ello se dedicó Rafa durante 10 años en un taller de aluminio. Con sotana y recuperando horas (en cuanto también era requerido como párroco), dejó de ejercer esa profesión cuando el obispado planteó la elección: o cura obrero o párroco; decisión que tomó el Barrio y desde entonces pasó a ser nuestro cura con sueldo», recuerda. Y añade: «Establecidos vínculos con los vecinos y compañeros de trabajo, los sábados bajaban andando a Logroño a chatear, resultando ser toda una aventura (las calles estaban sin asfaltar y el autobús urbano pasaba cada hora, pues no existía en el Barrio más transporte que dos motos de tercera mano y muchas bicicletas). En el tiempo en que estuvo trabajando, e incluso después, Remedios (vecina del barrio) iba a hacerle las tareas de casa y la comida por propia voluntad. Sus confesores pasaron a ser los propios vecinos, en cuyas casas siempre tenía la puerta abierta. También su casa fue de puertas abiertas: ha sido alojamiento de más de 100 jóvenes (seminaristas, estudiantes, chicos con problemas, etc.).

Junto a él, las carencias materiales del Barrio (suelo, luces, autobús...) se fueron subsanando. Los problemas se planteaban, se analizaban y se buscaban soluciones. Se crearon asambleas de Barrio (prohibidas por el franquismo) dado el contexto individualizado y familiar de los vecinos; Yagüe, Clavijo y Los Fueros eran barrios enfrentados que se unificaron poco a poco a través de las Fiestas del Barrio. Las reuniones de tipo religioso se aprovechaban como reuniones sociales dando lugar a una consolidación de responsabilidad compartida por todos los vecinos. De la Comisión de Fiestas se pasó a crear una Asociación de Cabezas de Familia reconocida legalmente en 1969, que fué el germen de nuestra actual Asociación de Vecinos».

Fueclaya explica además en la web que Ojeda fue «querido y criticado a la vez por su condición de cura comprometido con los derechos humanos declarados por la UNESCO», lo que le llevó a ser «detenido preventivamente 72 horas acusado de instigación política y pendiente de una condena de 3 años de cárcel».

 

Fotos

Vídeos