Logroño se abre a modificar sus ordenanzas para atajar los problemas del ocio nocturno

Sáinz precisa que no se quiere prohibir el consumo de alcohol en la calle, sino controlarlo. /
Sáinz precisa que no se quiere prohibir el consumo de alcohol en la calle, sino controlarlo.

El Ayuntamiento planteará un debate con los agentes implicados para estudiar cambios normativos y revisar cuestiones como el consumo de alcohol en la calle y las aglomeraciones

JAVIER CAMPOS

Portales, Duquesa de la Victoria, Bretón de los Herreros, Siervas de Jesús... Los últimos movimientos y protestas vecinales, provocados por situaciones diferentes, tal y como ha ido publicando Diario LA RIOJA, pero con puntos en común por ser todas calles de ocio, han llevado al Ayuntamiento de Logroño a mover ficha. Tanto que, el equipo de Gobierno adelantaba que iba abrir un debate durante esta semana pasada con todos los agentes implicados para estudiar posibles cambios normativos y revisar cuestiones tales como el consumo de alcohol y las aglomeraciones que se generan en la vía pública.

ORDENANZAS A DEBATE

uCívica. Fomento de la convivencia ciudadana.

uLimpieza. Municipal.

uParques y jardines. Uso y protección de las zonas verdes.

uRuidos. Protección del medio ambiente contra la emisión de ruidos y vibraciones.

Así lo aseguraba a este periódico el portavoz municipal, Miguel Sáinz, quien anunciaba que serán al menos cuatro las ordenanzas municipales que se pondrán sobre la mesa para su análisis y modificación en pro de dar respuesta al malestar ciudadano de éstas y otras zonas susceptibles de sufrir problemas relacionados con el ocio, generalmente nocturno. «Todos sabemos a qué zonas nos estamos refiriendo», alude Sáinz en velada referencia tanto al Centro como al Casco Antiguo de la capital de La Rioja.

La ordenanza de fomento de convivencia ciudadana, conocida como 'cívica', la de limpieza, la de uso y protección de zonas verdes y la de ruidos y vibraciones serán las que, en principio, serán sometidas a debate de cara al análisis de puntos relacionados con el 'botellón', el consumo de alcohol en la calle en general, aspectos como la suciedad, ruidos y demás molestias que provocan, así como las aglomeraciones que se generan en torno a las zonas de 'marcha' y ocio nocturno. El PP, que según Sáinz ve el punto de partida en situaciones «ligadas al consumo de alcohol en la calle», aspira a la revisión «eficaz» para su «aplicación efectiva» sabiendo «que la solución no sólo pasa por medidas normativas ni policiales».

«La idea no es crear una comisión al uso para que todo siga igual, sino una mesa participativa que supere incluso el ámbito de la propuesta para abordar lo de las despedidas de soltero, un foro de debate intenso, aunque no prolongado en el tiempo, en el que de forma ordenada se escuche no sólo a quienes sufren los problemas y exigen su derecho al descanso sino al resto de colectivos y sectores implicados... federación y asociaciones de vecinos, además de a los vecinos propiamente afectados, colectivos como 'Logroño sin Ruidos', asociaciones de madres y padres de alumnos, jóvenes representados por los consejos de juventud y de estudiantes, sectores como el hostelero y el hotelero, Policía Local e inspectores que luego se encargan de aplicar las ordenanzas desde Medio Ambiente a Arquitectura a Dominio Público y a los servicios jurídicos municipales», explica Sáinz.

La idea, además, es que en el plazo de 2 ó 3 meses se puedan llevar a pleno las modificaciones acordadas... «buscando el máximo consenso político y social». «Sabemos que la unanimidad será difícil, pero aspiramos a ello», concluye. Sáinz tiene claro que «Logroño no es ningún Magaluf, no es una situación generalizada de desorden público, pero sí son problemas puntuales y localizados que se prolongan en el tiempo y que hay que atajar cuanto antes».