El Ayuntamiento podría sancionar a los responsables del 'cambio de nombres' de las calles

El Ayuntamiento podría sancionar a los responsables del 'cambio de nombres' de las calles

"Es un comportamiento muy alejado del que debe ser el comportamiento ciudadano", dice Sáinz

EUROPA PRESSlogroño

El Ayuntamiento de Logroño podría sancionar a las personas que, ayer, sustituyeron las placas de dos calles de la ciudad, un acto simbólico con el que quisieron reivindicar el cumplimiento de una moción sobre la Ley de Memoria Histórica. También se plantea el Consistorio hacerle pagar los posibles daños que esta acción haya podido ocasionar en el mobiliario urbano.

leer más

Así lo ha dicho este miércoles el portavoz del equipo de Gobierno municipal, Miguel Sáinz, al finalizar la habitual rueda de prensa para dar cuenta de los asuntos aprobados en Junta de Gobierno Local. "Es un comportamiento muy alejado del que debe ser el comportamiento ciudadano en Logroño", ha afirmado.

En concreto, ayer, miembros de la Asociación para la Preservación de la Memoria Histórica en La Rioja 'La Barranca' taparon con sus propias placas las correspondientes a las calles Calvo Sotelo -que cambiaron por General Zurbano- y Capitán Cortés -sustituida en este caso por Beti Jai-. Estas placas ya han sido retiradas por funcionarios municipales.

Sáinz ha señalado esta mañana que esta acción "no respeta la convivencia ciudadana" y se ha mostrado convencido de que "a los vecinos de estas calles no les habrá gustado nada amanecer con los nombres de sus calles cambiados". "El Ayuntamiento no puede estar de acuerdo con este tipo de comportamientos", ha recalcado.

Se trata, ha dicho, de una acción que "pudiera constituir una infracción de la Ordenanza de Fomento de la Convivencia", una norma municipal, que, entre otros aspectos, como ha apuntado Miguel Sáinz, "impide a los ciudadanos maltratar los bienes municipales".

Por ello, se va a llevar a cabo un informe policial "y, si se cree oportuno por parte de los Servicios Jurídicos Municipales, se buscará depurar responsabilidades para estas personas que han cambiado las placas de dos calles sin pedir una autorización previa y sin contar con ningún permiso para ello".

El portavoz ha indicado que "se trata, en principio, de carteles pegados sobre las placas, pero, si hubiera habido daños, se hará una tasación y el importe necesario para devolver estos bienes a su origen tendrá que ser devuelto, una reparación que tendrá que ser pagada por los infractores".

Para Sáinz, estas personas "no pueden ampararse en el incumplimiento de una moción del pleno, porque, en primer lugar, no hay ninguna moción incumplida, estamos en plazo, puesto que se marcó toda la Legislatura". Y, además, ha añadido que "está cumplida en parte, porque el mural de La Barranca ha vuelto a su sitio".