El Ayuntamiento y la concesionaria de Jorge Vigón acuerdan el paso a propiedad del aparcamiento

Reunión mantenida ayer por los cesionarios, donde el portavoz municipal, Miguel Sáinz, explicó los detalles del acuerdo. :: miguel herreros/
Reunión mantenida ayer por los cesionarios, donde el portavoz municipal, Miguel Sáinz, explicó los detalles del acuerdo. :: miguel herreros

El convenio municipal con la mercantil Aparcamientos Iregua prevé la transmisión de las 548 plazas de parking para residentes en un plazo «máximo» de seis meses

JAVIER CAMPOS

Ayuntamiento de Logroño y Construcción y Gestión de Aparcamientos Iregua han alcanzado un acuerdo tras meses de negociaciones que, en la práctica y según adelantó ayer el portavoz municipal, Miguel Sáinz, significa el principio del fin del conflicto en el que lleva años enquistado el parking subterráneo de Jorge Vigón. Administración local y empresa adjudicataria han decidido de mutuo acuerdo la extinción de la concesión municipal, la desafectación de las 800 plazas y, una vez que sean adquiridas por la mercantil en cuestión, ésta se compromete a completar el paso a propiedad de las 548 correspondientes a residentes en un plazo «máximo» de seis meses.

El acuerdo, que llega tras años de movilización y presión canalizada a través de la asociación de cesionarios, será ratificado hoy mismo por la Junta de Gobierno Local después de que los principales afectados diesen ayer el visto bueno definitivo al convenio que articulará el proceso. «Se trata del mejor acuerdo posible para todas las partes teniendo en cuenta que ya estábamos a puertas de un litigio que se antojaba largo y tedioso», concluía Sáinz de la misma manera que Gisela Bernáldez, presidenta de la asociación, se reforzaba en la idea de que «la mejor sentencia es un buen acuerdo, y éste es el mejor que podíamos conseguir».

Lo firmado viene a dar respuesta definitiva a la principal reclamación de los cesionarios, como es el paso a propiedad de las plazas del tramo de residentes según se establecía en su relación contractual inicial, y, a la vez, permitirá a Aparcamientos Iregua mantener el tramo de rotación del parking en servicio, «necesario y prioritario para los comerciantes de la zona». La concesionaria costeará los aproximadamente 742,80 euros por cada una de las 800 plazas cumpliendo así las expectativas de los pequeños cesionarios, que por fin podrán pasar a ser propietarios. «Sólo tendrán que pagar el registro, las escrituras y el impuesto correspondiente», aclaró Sáinz.

La empresa, que finalmente desembolsará los alrededor de 720.000 euros que supone tramitar la transmisión, lo hará mediante pago fraccionado durante un plazo de 10 años, «con los correspondientes intereses y garantías de cobro por parte del Ayuntamiento». La operación, que cuenta con el visto bueno de Ibercaja, acreedor hipotecario de la concesión en sí, que no del bien, ya está en marcha y es vista con buenos ojos por todas las partes habida cuenta de que supone un radical cambio de escenario.

«No ha habido trato de favor ni distingo con la empresa respecto a los procedimientos seguidos en otros parkings similares», concretó el portavoz municipal. Y es que la empresa, incluso, ha atendido recientemente el requerimiento para subsanar las deficiencias constructivas que presentaban las instalaciones.

Respecto a la controversia existente con motivo de las cuotas de mantenimiento, hasta ahora giradas por la concesionaria, el paso a propiedad de las plazas de residentes despeja el camino para que los mismos se constituyan en comunidad de propietarios y decidan a partir de ahora sobre la gestión de la misma. Otra cosa son los impagos y devoluciones que se han venido produciendo hasta la fecha como medida de presión, aunque en principio no supondrá problema alguno para el ya rubricado en convenio paso a propiedad.