Una estancia en condiciones perrunas

Spaniel bretón sacado de la perrera por 'Ocho Vidas' tras pedir urgentemente una casa de acogida pues ya estaba en plazo para ser sacrificado. 'Red de Protección Canina' se hace cargo del mismo con la sorpresa de que sufre traqueobronquitis, una enfermedad muy contagiosa que hace necesario su aislamiento. El perro «llevaba días aterrado, no salía del chenil y apenas comía». /
Spaniel bretón sacado de la perrera por 'Ocho Vidas' tras pedir urgentemente una casa de acogida pues ya estaba en plazo para ser sacrificado. 'Red de Protección Canina' se hace cargo del mismo con la sorpresa de que sufre traqueobronquitis, una enfermedad muy contagiosa que hace necesario su aislamiento. El perro «llevaba días aterrado, no salía del chenil y apenas comía».

La asociación desvela la «deficiente atención a la salud» de perros y gatos y avisa al Ayuntamiento y al Gobierno del «constante incumplimiento de la ley»

JAVIER CAMPOS

Se puso en marcha como un espacio que aspiraba a convertirse en referencia en materia de protección animal en la capital y, cuatro años después, se ha convertido en referencia, sí, pero de numerosas quejas de asociaciones y particulares.

El Centro de Acogida de Animales (CAA) del Ayuntamiento de Logroño, cuya gestión fue adjudicada a la empresa Talher S.A., nacía en el 2011 para sustituir a la antigua perrera municipal mejorando su servicio y lo cierto es que, desde entonces, no para de acumular denuncias precisamente por todo lo contrario.

Datos de 'Ocho vidas'

34%
de los animales rescatados por la asociación para la protección en La Rioja durante el primer año desde su constitución (13 de 30 perros y 4 de 20 gatos) fueron entregados enfermos «sin recibir previo aviso de su situación por parte del Centro de Acogida de Animales que, además, no ofrece la posibilidad de aislar a estos animales en sus instalaciones y entregarlos cuando estén recuperados, por lo que a su salida asociaciones y particulares deben mantenerlos en cuarentena para evitar contagios con las consiguientes preocupaciones y gastos».

El caso de Zen, un 'spaniel bretón' -raza empleada para la caza- entregado a 'Ocho Vidas' con traqueobronquitis infecciosa canina o 'tos de la perrera' apenas unas semanas después de que Berto, de la misma raza, falleciese a las pocas horas de salir del centro en una clínica veterinaria privada detectándole parvovirosis, ha sido la gota que ha colmado el vaso y que ha llevado a Red de Protección Canina en La Rioja a emprender acciones ante las administraciones por la «deficiente atención a la salud» que reciben los animales en el supuesto centro de referencia.

La asociación de ámbito nacional que persigue soluciones legislativas al grave problema social que generan el abandono y la matanza de miles de perros cada año -tanto dentro como fuera de las perreras- denunciará el «incumplimiento constante de la ley» por parte del Centro de Acogida de Animales, también denominado Centro de Protección de Animales, «en cuanto a la falta de atención y cuidado que sufren tanto perros como gatos durante su estancia». Tal 'juicio' vendría apoyado en el deteriorado estado de salud que presentan cuando salen del mismo, lo que obliga a que los animales en cuestión deban recibir los tratamientos y cuidados necesarios que presuntamente no reciben dentro... «y que, además, ni te los concretan».

Larga lista

Zen, que actualmente se encuentra en cuarentena en una residencia privada, y Berto, al que se le realizó una necropsia en la Facultad de Veterinaria de Zaragoza para determinar su muerte, son sólo los últimos de una larga lista de animales que han padecido las condiciones del centro. Así lo explica Eduardo Justa Roldán, presidente del colectivo, quien encabeza las actuaciones que se van a llevar a cabo tanto ante el Gobierno de La Rioja como ante el Ayuntamiento de Logroño, incluso, llegado el caso, en los tribunales. «No es una guerra contra nadie, sino en favor del bienestar animal», precisa Justa.

«El hecho, además de indignante, supone una suplantación por parte de asociaciones y particulares de las obligaciones que tiene el centro y que les exigen tanto la Ley de Protección Animal de La Rioja como la normativa por la cual les fue autorizada la licencia para ejercer esa actividad», explican desde Red de Protección Canina, que avalan su denuncia con un informe relativo a los animales enfermos -Jara con filariosis, Sota con leishmaniosis, Linda con una infección de piel o Chispa con toxoplasmosis, que también acabó muriendo- para exigir a las administraciones que tomen medidas urgentes.

Así, la asociación denunciará en la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente incumplimientos relativos a la Orden de 28 de julio de 1980, por la que se dictan normas sobre núcleos zoológicos y centros para el fomento y cuidado de animales de compañía y similares, «como la falta del aislamiento adecuado de animales enfermos o sospechosos de enfermedad para evitar posibles contagios» o de la Ley 5/95, de 22 de marzo, modificada por la Ley 2/2000, de Protección de los Animales, que también obliga a «instalaciones idóneas para los sanos y otras adecuadamente preparadas para situaciones de enfermedad», además de la vigilancia del estado de salud y cuidado de los animales recogidos.

Al mismo tiempo, Red de Protección Canina presentará una queja ante el Ayuntamiento de Logroño, a quien compete la adjudicación del centro de la polémica, por el incumplimiento de los requisitos para su concesión -basándose en el pliego original-, además de reclamar ante Consumo los gastos veterinarios de casos como los de Zen y los de Berto.