Santos Ochoa traslada Sagasta a la Gran Vía

La familia Ochoa posa con las autoridades, entre ellas Pedro Sanz, junto al escaparate de Sagasta. /
La familia Ochoa posa con las autoridades, entre ellas Pedro Sanz, junto al escaparate de Sagasta.

Con unos 40.000 libros a la venta, la tienda, que homenajea a las clásicas, es la más grande de La Rioja dedicada a los libros

DIEGO MARÍN A.

Hace un mes que Santos Ochoa cerró sus librerías de avenida de la Paz y Sagasta, pero ya ha reemplazado su espacio, tal y como anunció en su día. La tienda de la avenida de la Paz se ha traslado al número 49 y la de la Gran Vía ha sido ampliada de 900 a 1.150 metros cuadrados, incluida una reestructuración total del espacio. El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, acudió ayer a la reinauguración oficial de la librería Santos Ochoa de Gran Vía acompañado de sus consejeros Emilio del Río y Abel Bayo. Además, los propietarios habían invitado al acto a algunos escritores riojanos, como Andrés Pascual y Sonia San Román.

Lo que más llama la atención ahora del establecimiento de Santos Ochoa de Gran Vía es que han trasladado allí el escaparate original de la tienda de la calle Sagasta, así como parte de su mobiliario. De este modo se ha creado un espacio confortable «que homenajea a las librerías clásicas». «Teníamos interés especial en mantener la esencia del pasado, el método de exposición, conviviendo al lado con 'book-trailers' y otros sistemas modernos», justificó Fernando Ochoa. Toda esta reforma se enmarca dentro del próximo centenario de la cadena de librerías que se celebrará el próximo año 2015.

Santos Ochoa regenta ahora mismo las dos librerías más grandes de La Rioja, la de Doctores Castroviejo y la de la Gran Vía, que supera ahora a la primera y alberga alrededor de 40.000 libros. De hecho, su tienda es el comercio más amplio de toda la Gran Vía logroñesa, algo que, por su concepto de librería, enorgullece a sus propietarios. «Este es un esfuerzo acumulado de cien años aprendiendo de nuestros clientes. Creo que nuestro abuelo estaría tan orgulloso de ver cómo hemos transformado su primer negocio, abierto en la calle Portales, como lo estamos nosotros de nuestro equipo, que transmite una serie de valores que son la base de nuestro futuro (alegría, respeto, humildad y responsabilidad)», declaró Fernando Ochoa, y concluyó: «Que la gente sienta que estamos para ayudarle».

Pedro Sanz, por su parte, y tras recorrer completamente la librería, pasando por la sección de velas aromáticas y fragancias, material de oficina, juguetes y manualidades, además de libros y discos, valoró que «esta librería es única, incluso, a nivel nacional». «La familia Ochoa forma parte de la esencia de la ciudad de Logroño y de La Rioja, han sido capaces de innovar y adaptar el negocio a las necesidades y gustos del cliente. Eso ha hecho que pervivan con mucha fuerza», afirmó Sanz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos