Una 'leyenda' más que añadir a Palacio

Estado de la Virgen antes -en el móvil- y después de la limpieza... sobre los caracteres rojos. /
Estado de la Virgen antes -en el móvil- y después de la limpieza... sobre los caracteres rojos.

La limpieza de la fachada de la iglesia imperial saca a la luz unas pinturas bajo la Virgen que datarían del siglo XVII

JAVIER CAMPOS LOGROÑO.

Se sabía que estaban, de hecho se intuían algunas letras y se prestaban a completar palabras o frases... pero pocos podían imaginar que tras la suciedad había unos caracteres de tales dimensiones, tan legibles y con la 'leyenda' en toda su extensión. Ahora, tras las labores de limpieza y restauración, la portada de Palacio muestra bien visible esa 'Inmaculada Concepción de María' que, al estilo de las pinturas que pueden verse en una de las fachadas de la concatedral de Santa María la Redonda, preside la entrada principal en letras rojas con almagre o almarrazón -óxido de hierro mezclado en ocasiones con sangre-, un pigmento que dataría del siglo XVII, si bien es pronto para adelantar datos concretos pues las obras conllevan la correspondiente investigación histórica -la portada en cuestión está fechada en 1627, por lo que las pinturas serían posteriores-.

Los trabajos de limpieza desarrollados en las últimas semanas por Construcciones Maroba -con los hermanos Álvaro y José Manuel Rodríguez al frente- en la fachada de la iglesia imperial de Santa María de Palacio de Logroño, a los que le quedan tres semanas, han servido para recuperar los citados 'tipos', pintadas que hacen alusión además a un personaje histórico llamado Gaspar de Zárate, figura sobre la que se está indagando.

Las mismas se ubicarían a la altura del dintel, en el zócalo que se halla bajo la hornacina que acoge la imagen de la Virgen, que también ha sido rehabilitada mostrando su mejor imagen junto a los escudos que la flanquean. «Cuando termine la obra se elaborará un informe final en el que se establezcan todas las conclusiones que se puedan según los datos recogidos, aunque lo cierto es que nos está dando más información de la que cabía esperar», explicaba a este periódico el arquitecto de la obra, Iñaki Gómez, quien junto al también arquitecto José Ignacio Amat y la historiadora María Medina, son el grueso del equipo que también trabajó en la torre de San Bartolomé y del palacio de Espartero.

Diario LA RIOJA pudo comprobar 'in situ' cómo la restauradora Raquel González trabaja en las citadas pinturas, que en su momento aparecían acompañadas por otros 'grafitos' de color negro que han sido eliminados por tratarse de 'pintadas' sin valor histórico ni artístico. A un lado, y pendientes de intervención, figuran lo que podrían ser restos de números romanos... Los trabajos cuentan con la supervisión de técnicos del servicio de Patrimonio de Cultura y de la oficina municipal del Casco Antiguo.