El Ayuntamiento desbloquea la reforma de Ballesteros con una expropiación

Manzana pendiente de reforma, entre Martín Ballesteros y Luis de Ulloa. /
Manzana pendiente de reforma, entre Martín Ballesteros y Luis de Ulloa.

M.J.LUMBRERAS LOGROÑO.

El subsuelo de dos de las viviendas del grupo que se encuentra entre Martín Ballesteros y Luis de Ulloa cuyos propietarios no quieren garaje subterráneo va a ser expropiado y traspasado a la junta de compensación que se va a ocupar de la construcción del parking. Así se aprobó ayer por parte del Gobierno local. Y será esta junta de compensación la que pague el justiprecio de este subsuelo.

Se trata de desbloquear el proyecto de renovación de estas viviendas. En torno a la plaza de Martín Ballesteros hay dos manzanas de casas bajas. La que está entre Martín Ballesteros y Caballero de la Rosa se derribó para volver a levantarla en el 2005. Pero queda pendiente la otra, parte de cuyos propietarios siguen intentando una operación parecida, pero hasta ahora sin resultado evidente.

El mismo Ayuntamiento es dueño de dos de las parcelas. Ayer, el portavoz municipal, Miguel Sáinz, expresó la intención municipal de sacarlas a la venta. El proyecto de actuación tiene ya el visto bueno municipal y, según explicó el edil, es posible que se afronte prácticamente a la vez, aunque ello estará ya en manos de los propietarios de las viviendas, que irán construyendo sus casas en los plazos que decidan.

El garaje común tendrá veinte plazas. El proyecto para las viviendas es flexible, contando con que haya quien se demore en la obra nueva. Aunque cada interesado ha previsto las necesidades concretas de sus casas, en general llevarán semisótano-merendero, planta baja, primera planta y una pequeña bajo cubierta. Las casitas de Martín Ballesteros fueron las primeras del barrio de San José y datan de 1945.