Vivir sin plástico... o comérselo

Vivir sin plástico... o comérselo

Un estudio de la OCU encuentra microplásticos en 69 de 102 alimentos marinos | Mientras los gobiernos van tomando medidas lentamente, ¿es posible para un usuario dejar de consumir plásticos?

Pablo Álvarez
PABLO ÁLVAREZLogroño

Somos una sociedad de plástico. Nos rodea, está en prácticamente todo lo que hacemos o consumimos. Haga una prueba: mire ahora mismo a su alrededor y cuente los objetos de plástico que tiene a la vista. ¿Sorprendente? No tanto: prácticamente todo lo que compramos a diario tiene presencia de plástico, bien sea en el objeto en sí o en su envoltorio.

Porque, se diría, el plástico en sus miles de encarnaciones es el material perfecto. Barato, maleable en casi todas las formas posibles, o muy resistente o muy blando, según la necesidad. El plástico sólo tiene un problema, pero es un problema grave: que no se degrada. Que un objeto desechable cualquier no es, en realidad, así de «desechable»; lo tiramos a la basura, pero se quedará «por ahí» durante cientos o miles de años.

Incluso para los menos concienciados del desastre ecológico que supone eso, hay un argumento más «egoísta»: el plástico está comenzando a volver a nosotros en forma de micropartículas en los alimentos que nos comemos. En realidad lleva años haciéndolo, pero sólo ahora nos empieza a preocupar. Y está bien que así lo haga.

El 40% de la sal marina analizada tenía una concentración «sustancial» de microplásticos | La superficie del plástico que flota en el océano Pacífico es tres veces la de Francia.

Este mes, la organización de consumidores OCU ha publicado los datos de un estudio realizado con 102 productos alimenticios de origen marino de tres grupos, sal, crustáceos y mariscos. Y los resultados son sorprendentes: de esos 102 productos, 69 tenían presencia de pequeñas partículas de plástico, o «microplásticos». Más aún. En el 40% de los envasados de sal marina, y en el 35% de moluscos y marisco, esa presencia es «sustancial».

El problema es que no sabemos qué efectos tendrá a largo plazo esa presencia acumulativa de micropartículas de plástico en la dieta del hombre. Sí sabemos, sin embargo, el efecto mil veces repetido que la contaminación de plástico tiene en el ecosistema marino. Pero por si le faltan datos piense en uno que acaba de publicarse en la revista Scientific Reports: según sus conclusiones, la superficie del plástico que flota sobre el océano Pacífico es el equivalente a tres veces Francia. Tres veces. Casi un subcontinente de basura no degradable flota en nuestros océanos y es culpa nuestra.

Está claro, pues, que el consumo excesivo de plástico no reciclable no es sólo un problema medioambiental, sino también tiene el potencial de acabar siendo un asunto de seguridad alimentaria. La cuestión es qué hacer con ello. Porque esa omnipresencia del plástico a nuestro alrededor no facilita la toma de medidas.

Ni siquiera cuando las administraciones se deciden, su respuesta es demasiado rápida: la UE lleva lustros batallando contra el consumo de bolsas de plástico, y aunque se ha conseguido aumentar el consumo de bolsas reutilizables, cientos de miles de bolsas de plástico siguen siendo usadas cada día en todo el mundo.

El cambio es lento, pues, y quizá tenga que venir empujado en gran parte por el consumidor.

En el mismo artículo en el que se daba a conocer las conclusiones de su informe sobre los microplásticos, la OCU cita la experiencia de un matrimonio español que lleva un tiempo intentando prohibir el plástico en su consumo diario y que vuelca esa experiencia en el blog «vivir sin plástico». Lo cual no es de verdad nada sencillo.

Sus experiencias son casi un experimento que roza lo imposible, y que en ocasiones tiene un punto gracioso. Por ejemplo, les fue absolutamente imposible encontrar papel higiénico que no viniera envasado en plástico. Acabaron usando el bidé, primero, luego una mini-ducha al estilo árabe... y 'robando' el papel higiénico del trabajo cuando tenían visita. Lo dicho: vivir sin plástico no es nada fácil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos