Las viviendas de uso turístico no podrán dar servicios que molesten al vecindario

Interior de un piso turístico en Logroño. :: juan marín
/
Interior de un piso turístico en Logroño. :: juan marín

Los pisos deberán estar identificados con una placa a la entrada, disponer de una superficie mínima y no exceder de un máximo de ocho plazas

E. SÁENZ LOGROÑO.

El consejo de Gobierno aprobó en su reunión de ayer modificar el Reglamento de Turismo aprobado hace ahora un año para incorporar nuevos requisitos de obligado cumplimiento para las viviendas de uso turístico. En concreto, el texto estipula que este tipo de pisos deberán identificarse como tales por medio de una placa situada a la entrada de los mismos y también la de publicitar el número de registro en sus anuncios. Igualmente se exige que las dependencias de la vivienda tengan la superficie mínima prevista en la norma reguladora de la cédula de habitabilidad, introduciendo además una limitación del número de plazas: dos por habitación y hasta no más de ocho por inmueble que el propietario deberá especificar al inicio de la actividad.

Asimismo, en las viviendas de uso turístico (VUT) que formen parte de una comunidad de propietarios se prohibe ofertar servicios e instalaciones complementarios a los del alojamiento que pudieran causar molestias a los vecinos.

1
Deberán identificarse mediante una placa situada a la entrada y publicitar el número de registro en sus anuncios.
2. Se limita el número de plazas
dos por habitación y hasta un máximo de ocho por piso.
3
Las dependencias de la vivienda deben tener una superficie mínima.
4
En las que formen parte de una comunidad de propietarios, se prohibe ofertar servicios que puedan causar molestias a los vecinos.

No son las únicas variaciones del reglamento que, como indicó la titular de Presidencia, Begoña Martínez Arregui, han sido consensuadas con el sector. El texto incorpora una nueva modalidad que no encajaba en ninguna de las categorías existentes, como los complejos turísticos de alojamientos singulares e independientes en un entorno natural. «Cabañas, por ejemplo», aclaró la consejera. Por otro lado, se fija que los campings puedan acceder a una categoría superior a la que les correspondería por superficie si cuentan con un sello, marca o certificado de calidad de turismo sostenible o responsable. Respecto a los guías turísticos, el nuevo reglamento concreta el tipo de titulación universitaria exigida y eleva a un mínimo de dos el conocimiento de idiomas extranjeros con nivel B2 o superior.

Martínez Arregui añadió que La Rioja cuenta actualmente con 714 viviendas de uso turístico (el 54% en Logroño) y se han impuesto en lo que va de año 45 sanciones por un importe global de 36.000 euros.

 

Fotos

Vídeos