El verano suele ser una época de descanso pero también hay imprevistos que lo pueden arruinar