Una vaca yacente en el jardín en Ortigosa

Cadáver de la vaca que se despeñó desde la LR-232 y acabó en el jardín de Luis Lauge. :/L.L.
Cadáver de la vaca que se despeñó desde la LR-232 y acabó en el jardín de Luis Lauge. : / L.L.

Una res se precipita desde la carretera en Ortigosa y cae a la casa de un vecino

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

A Luis Lauge el martes se le atragantó el desayuno. Este vecino de Ortigosa de Cameros abría como cada mañana la ventana de su casa para recibir a un nuevo día cuando se llevó un susto morrocotudo: en el jardín de su vivienda había tendida una vaca yacente.

«La imagen ha sido bastante dura», relataba horas después y todavía conmocionado a Diario LA RIOJA. Antes había avisado al ganadero propietario de la res y una carretilla eléctrica acudía a retirar el cadáver del animal del césped cubierto por una fina capa de nieve.

Sin embargo, no es la primera vez que una vaca se precipita al jardín de la vivienda de este ortigosano. «En cerca de una década han caído otras tres más, pero hasta ahora ninguna había muerto», señaló.

En una década tres vacas más se han despeñado hasta acabar en la vivienda

La casa de Luis Lauge se sitúa junto a la LR-232 que enlaza Ortigosa con Brieva de Cameros a través del puerto de Peña Hincada. La carretera autonómica discurre por arriba y su vivienda se asienta junto a un talud de alrededor de dos metros de altura.

La vía carece en ese tramo de barandas de seguridad que resguarden del precipicio. En su lugar existe un seto, que atrae a las reses ávidas de alimento.

«Las vacas andan sueltas por la carretera y esta noche (por la madrugada del lunes al martes) habrá acudido al reclamo del seto, no ha visto el agujero y se ha precipitado hacia abajo», presupuso el camerano.

El suceso podría haber sido muy grave. «Esto constituye un peligro. Hoy (por ayer) se cae una vaca y otro día podría ocurrir lo mismo con un coche o un niño», alerta este vecino de Ortigosa de Cameros. «Me da miedo porque podría suceder una desgracia personal, ya que en verano suelo estar en el jardín con mi hija y mis nietas», indicó.

Aparcado más lejos

No obstante, apuntó que libró de chiripa que el incidente no llegara a mayores. «Por fortuna, había sacado mi coche del jardín y lo tenía aparcado un poco más adelante, que si no me lo machaca», afirmó.

Luis comenta que lleva cerca de dos años solicitando a la Consejería de Fomento y Política Territorial del Gobierno de La Rioja, departamento encargado de la red autonómica de carreteras, que coloque una baranda de seguridad que evite que se sigan produciendo este tipo de sucesos. Hasta el momento no ha obtenido éxito en su demanda.

«Se trata de un sitio muy peligroso», reiteró. Así, reclama la instalación urgente de una barrera de protección, ya que «en verano aún es peor, puesto que por esta zona pasan muchos niños y veraneantes».

 

Fotos

Vídeos