El usuario de Remar acusado de intentar matar a otro acepta tres años y medio de prisión

El usuario de Remar acusado de intentar matar a otro acepta tres años y medio de prisión

La Fiscalía solicitaba 6 años y medio de cárcel | El procesado atacó a la víctima «por la espalda» y le clavó cerca de la oreja izquierda «un cuchillo, un tenedor o un objeto similar» nunca localizado

LA RIOJALogroño

El juicio que se celebraba hoy en el que se juzgaba a un usuario de Remar que intentó matar a uno de sus compañeros, hechos por los que se le pedían 6 años y medio, ha terminado con conformidad y el acusado ha aceptado la condena de 3 años y medio. El acusado ha pagado 900 euros a la víctima y se le ha aplicado un atenuante de reparación de daño.

Todo comenzó como una simple discusión, pero acabó en un intento de asesinato. Estaban el 23 de noviembre del 2017 H.G.A. y L.L.R. en el interior de las instalaciones que la entidad Remar (acrónimo de Rehabilitación de Marginados) tiene en la confluencia de las calles General Yagüe y Fueros de Logroño, ya en las proximidades de las primeras casas del barrio logroñés.

Los dos hombres, usuarios de los servicios que ofrece la entidad, se encontraban en el interior de la cocina que tiene el centro en donde mantuvieron una intensa discusión sobre la que, el Ministerio Fiscal, tan solo apunta que fue por «motivos domésticos» -en ese espacio está habilitada una vivienda en la que residen algunas de las personas que dependen de la entidad-.

Según explicaba el Ministerio Público en el escrito de acusación, L.L.R., la víctima, era el encargado de organizar la limpieza de las dependencias y, presuntamente, le recriminó al acusado alguno de sus comportamientos.

Pero a H.G.A., de 35 años de edad, no le sentó nada bien esa reconvención y, sostiene la Fiscalía, decidió acabar con la vida de la víctima. No está claro cuál fue el arma con la que intentó completar sus planes, pero sí que se hizo con ella en el interior de la cocina del centro: «Cogió un cuchillo o un tenedor metálico o instrumento similar no concretado» -nunca fue localizado por los investigadores- y, aprovechando que L.L.R. estaba de espaldas, decidió atacarle «de forma sorpresiva».

Fue un único golpe, pero extremadamente contundente. Tanto que, añade el escrito de acusación, «en dirección descendente [...] le alcanzó el lóbulo de la oreja izquierda provocándole la fractura de ambas articulaciones temporo-mandibulares» [en las proximidades de la sien]. Completada la agresión, el acusado abandonó el lugar de los hechos y dejó en el centro Remar a la víctima sangrando abundantemente hasta que llegaron agentes de la Policía Local y los servicios de emergencia que le trasladaron al Hospital San Pedro de Logroño.

«Claro riesgo vital»

Como consecuencia del ataque, L.L.R. sufrió una «herida inciso contusa en la articulación temporo-mandibular, con sangrado profuso y fractura de las cavidades glenoideas de ambas articulaciones». Recordaba el Ministerio Fiscal que aún está en proceso de recuperación y que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. «La zona afectada, próxima al cuello, conlleva un claro riesgo vital». Dos días después del ataque, el juzgado de guardia, tras tomar declaración al acusado, ordenó su ingreso en prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos