Tras los pasos de Nuestra Señora de los Dolores

El Casco Antiguo logroñés ha acogido la procesión del Viernes de Dolor