Tras cinco años de descenso, La Rioja consigue no perder población