TIEMPO AL TIEMPO

Integrantes de la ponencia legislativa, en la primera sesión celebrada la semana pasada. :: jonathan herreros/
Integrantes de la ponencia legislativa, en la primera sesión celebrada la semana pasada. :: jonathan herreros

Los grupos acuerdan prorrogar una semana más la ponencia que pule la reforma del Estatuto mientras avanzan en puntos clave como la eliminación de los aforamientos

TERI SÁENZ LOGROÑO.

La ponencia legislativa que perfila la reforma del Estatuto de Autonomía no ha tenido tiempo de concluir su tarea en las cuatro jornadas que los grupos se dieron de plazo el pasado miércoles para debatir las enmiendas presentadas. Los partidos acordaron así ayer por unanimidad concederse una prórroga para completar su labor. Teniendo en cuenta que el jueves se celebra un nuevo pleno y ya se inicia la ronda de comparecencias para presentar los Presupuestos del próximo año, el acuerdo contempla extender las sesiones hasta el viernes -la prevista ayer por la mañana se amplió también a la jornada de tarde- para tener de esta manera cerrado a final de semana el informe final. Un documento que será la base para el dictamen que luego la comisión remitirá a su vez al pleno que, ahí sí, deberá ser aprobado por una mayoría cualificada de 2/3 antes de enviarse a las Cortes.

La demora no significa sin embargo, según coinciden los interesados, que la reforma esté encallando. Una vez retirada por parte del PSOE la alusión al euskera en tres de sus propuestas de mejora, la ponencia va alcanzando acuerdos en algunos de los aspectos que, a priori, presentaban más aristas. Es el caso de la supresión de los aforamientos para los miembros del Ejecutivo y del Parlamento que la ponencia sustanció en su sesión de ayer, así como la ampliación del periodo de sesiones del 15 de enero al 15 de junio (un mes más).

No todos los puntos tratados en el apartado de reformas institucionales en que ahora se focaliza la ponencia están mereciendo el consenso en esta fase de los trabajos. Cuando así sucede, los participantes han optado por posponer la redacción final para mantener el ritmo del debate y llegar al final de la ponencia con el máximo número posible de enmiendas cerradas. Es el caso de la designación del senador autonómico para que en caso de ser diputado regional deba renunciar al acta y, sobre todo, la limitación de mandatos del presidente del Gobierno. Las partes discrepan en este punto para que el margen previsto de dos mandatos u ocho años no dé lugar a tergiversaciones. La sesión de ayer también divergió respecto a la duración de la legislatura en caso de adelanto electoral. El PP aboga en este punto por acompasar la cita autonómica y local con las urnas a la del conjunto de España, mientras el PSOE es partidario de seguir en ese caso un calendario propio.

 

Fotos

Vídeos