«La tercera guerra mundial ya se está librando a través de la economía y la manipulación»

«La tercera guerra mundial ya se está librando a través de la economía y la manipulación»
La Rioja

Coronel experto en geopolítica, estrategia, terrorismo o defensa, el experto presenta hoy en el Aula de Cultura de Diario LA RIOJA-UNIR su libro 'El dominio mundial' Pedro Baños Escritor y analista

Marcelino Izquierdo
MARCELINO IZQUIERDOLogroño

El coronel Pedro Baños, analista, experto en geopolítica, estrategia o relaciones internacionales, pronuncia hoy la conferencia 'La trastienda del dominio mundial', en el marco del Aula de Cultura de Diario LA RIOJA-UNIR. Será a las 20 horas en el Centro Cultural Ibercaja Portales, donde presentará su último libro, 'El dominio mundial'.

-¿Que diferencia 'Así se domina el mundo' de 'El dominio mundial'?

-En mi nuevo libro lo que abordo es con qué instrumentos nos dominan los poderosos, que son muy variados. Es la aplicación de todas esas estrategias que pormenorizaba en 'Así se domina el mundo', mi ensayo anterior. Hoy en día comprobamos cómo la guerra o subyugar a países enteros no se hace con instrumentos sino económicos: sanciones, embargos... También se emplea la invasión cultural y la comunicación estratégica, mentalizando a las naciones de las bondades que realizan los poderosos... En definitiva, instrumentos muy eficaces que al final sobre quien recaen es sobre el ciudadano.

-El conflicto interminable...

-Se está librando una gran batalla en todos los órdenes, tecnológico, económico, que manejan las potencias, una para mantener el trono mundial, que es Estados Unidos, y las otras para arrebatárselo o, al menos, para que ese poder esté más repartido.

Siga la conferencia en directo en
www.unir.net/auladecultura

Cómo se manejan los hilos

-Habla usted de la democratización de la geoestrategia, ¿a qué se refiere?

-Estas claves geopolíticas permanecían hasta ahora en el conocimiento muy limitado de una serie de personas, principalmente del mundo académico y de la alta política internacional, y el desconocimiento por parte del resto facilitaba que fuéramos fácilmente sugestionables y manipulados. En esta labor de divulgación trato de trasladar a todos los ciudadanos, con un lenguaje accesible, las claves para que entiendan cómo se manejan los hilos.

-Dedica un capítulo de 'El dominio mundial' a la rivalidad entre la Unión Europea y EEUU, pero tampoco hay que dejar de lado a otras potencias como Rusia o China.

-Incluso mucho más allá de Rusia y de China hay otras potencias que no son desdeñables, como puede ser India. En la actualidad, uno de cada tres habitantes del planeta es chino o es indio. Sin duda, se está produciendo un nuevo cambio de paradigma que Estados Unidos no quiere que avance, porque pretende seguir siendo la gran potencia dominante. No obstante, cada vez están surgiendo más rivales y cada vez más asertivos.

--¿Qué impacto está causado en el liderazgo mundial de Washington el desembarco de Donald Trump a la Casa Blanca?

-Es más aparente, más espectacular que otra cosa. Para reformar este orden económico mundial y político, a EEUU le daría igual verdaderamente quien fuera el inquilino de la Casa Blanca. Lo que ocurre es que el señor Trump lo hace de una manera mucho más abierta, a veces mucho más histriónica. Pero aunque el día de mañana ganara un candidato demócrata, la geopolítica del país no iba a variar mucho. EEUU no se puede permitir la pérdida de ese poder omnímodo que tiene sobre todo desde 1991, cuando desapareció la Unión Soviética.

-¿Es entonces el presidente norteamericano una suerte de hombre de paja?

-Sería ridículo pensar de otra forma. Si Trump estuviera causando un serio daño a su país, primero, no hubiera llegado al poder y, segundo, ya no ocuparía la Casa Blanca. Hay que pensar que la sustancia de las potencias mundiales va mucho más allá de su cabeza visible. Otra cosa son que las formas, el teatrillo que se monta y que los medios de comunicación manejan muy bien respecto a las audiencias, sean diferentes. El ejemplo está muy claro: solo hace falta ver la última estrategia de seguridad nacional aprobada por el señor Obama, que era demócrata.

La nueva Guerra Fría

-¿No le recuerda este nuevo paradigma a la Guerra Fría?

-Yo siempre digo que estamos en guerra, lo que pasa en que hoy la guerra se hace a través de la economía o de la manipulación. Procuran no utilizar los medios militares convencionales, entre otras cosas para que no haya riesgo de escalada y de conflicto nuclear, pero la guerra está servida. Como ocurría durante la Guerra Fría, se buscan terceros lugares de confrontación, como Ucrania, Siria, Venezuela, ahora se habla de Kosovo. Se buscan conflictos para enfrentarse de forma indirecta, pero eso no significa que la guerra sea tan aguda como la guerra convencional, porque se trata de destruir países, aunque sea a través de instrumentos económicos.

-O sea, que la tercera mundial se está librando ahora mismo.

-Sí, sí, está bien claro. Ese desprestigio constante de China, de que si no respeta los derechos humanos, más de mil ejecuciones anuales, es una forma de hacerle daño a través de la manipulación, de la guerra psicológica.

-Desde los tiempos de la Grecia clásica, siempre se ha dicho que las guerras no son políticas ni religiosas sino económicas.

-Además de que todos los conflictos tienen un sustrato económico, ahora también hacen falta instrumentos económicos para poder atacar un país, sin que tenga que usarse una fuerza militar de gran envergadura.

-¿Tienen que ver con este conflicto mundial los problemas a los que se enfrenta Europa, como el auge de los populismos o el 'brexit'?

-Aquí cada uno hace su juego, no hay ni buenos ni malos. Lo que ocurre es que Europa carece de esa unidad y esa inmediatez que tienen las otras potencias, y eso nos perjudica mucho. EEUU jamás podría permitir que la UE se acercara a Rusia porque el resultado sería una superpotencia.

-¿Y ese supuesto podría darse digamos a medio plazo?

-Sí, no es una hipótesis desdeñable.

-¿Cómo ve los últimos movimientos militares de EEUU en el Golfo Pérsico?

-Es, ni más ni menos, que la estrategia de la cañonera, que se decía en el siglo XIX. Para presionar a un país, en este caso Irán, se aumenta el elemento disuasivo para que sea el líder mundial, EEUU, el más beneficiado en las negociaciones que se tengan que emprender, no solo con Irán sino con el resto de los países.

-¿Puede llegar la sangre al río?

-Podría ser que alguien tuviera la veleidad de lanzar a un enfrentamiento convencional. Claro.

-Pero ese escenario se antoja catastrófico.

-Absolutamente. China es el principal importador del petróleo iraní, y también Rusia tiene intereses en la región.