Cs tensa las diferencias con el Gobierno del PP y adelanta que no apoyará las Cuentas del 2019

José Ignacio Ceniceros, a su entrada ayer en el Parlamento de La Rioja, flanqueado por los consejeros Alfonso Domínguez y Conrado Escobar. :: juan marín
/
José Ignacio Ceniceros, a su entrada ayer en el Parlamento de La Rioja, flanqueado por los consejeros Alfonso Domínguez y Conrado Escobar. :: juan marín

La situación de la ADER extrema la relación con duros reproches mutuos aunque Ubis matiza que el desencuentro no afecta (al menos aún) al pacto de investidura

TERI SÁENZ* ESAENZ@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

Sobre el papel se presumía un pleno extraordinario de trámite para ratificar una modificación puntual de la normativa de la ADER, pero acabó sirviendo la escenificación de lo que podría ser la ruptura definitiva de la relación entre Cs y PP. El portavoz parlamentario del partido naranja, Diego Ubis, aprovechó su intervención en defensa de la enmienda a la totalidad suscrita junto a Podemos y que el PSOE ya había anticipado que no apoyaría para lanzar un anuncio de alcance: su grupo no negociará con los populares los Presupuestos de La Rioja del 2019 y, por lo tanto, no dará su apoyo (ni por acción ni omisión) para permitir que prosperen como así ha sucedido desde el inicio de la legislatura. El dirigente naranja razonó su postura en los, a su juicio, reiterados incumplimientos de lo acordado con el Ejecutivo como condición para ganar su confianza, empezando por una reconversión profunda de la Agencia de Desarrollo Económico. «Me arrepiento de haber creído en la palabra del presidente de este Gobierno de La Rioja», lamentó girando la mirada hacia el escaño de José Ignacio Ceniceros e invitándole a buscar el apoyo imprescindible en otros grupos del hemiciclo.

Primero entre líneas en su discurso -«nosotros hemos cumplido y cumpliremos hasta el final exigiendo lo acordado»- y luego en los pasillos, Ubis aclaró que su ruptura con los populares se limita al pacto anual de presupuestos y no alcanza, al menos de momento, a la estabilidad del de investidura que de otra manera abriría la puerta a una virtual moción de censura si el conjunto de la oposición sumara sus fuerzas. El anuncio, en cualquier caso, abrió una veda de hostilidades verbales en la que ambas partes descargaron cuantos reproches se han venido intercambiando de forma cada vez menos velada. «Muy mal le tienen que ir las encuestas a Cs para decir que no apoyarán unas cuentas que no conocen porque ni siquiera se han esbozado», apuntó el portavoz del Grupo Popular, Jesús Ángel Garrido, después de acusar a su homólogo 'naranja' de «perseguir sillones en el Gobierno, aunque desde Madrid no le dejaron» y «buscar tener un sueldo por el escaño en el que está sentado», aludiendo al afán de profesionalizar la Cámara instaurando una nómina a sus señorías a cargo del capítulo I «y que aún tienen que explicar a los riojanos de dónde sacarán el dinero». «Ya nos imaginábamos que no apoyarían el próximo Presupuesto, eso lo teníamos por descontado», afirmó Garrido abundando en el tacticismo electoral de Cs tantas veces sugerido en los últimos meses y que a punto estuvo de rozar el límite en la negociación de las Cuentas del 2018 que se dilataron hasta entrada el presente año.

«Nunca hemos querido los sillones que tantas veces nos han ofrecido y que sólo buscaban controlar a Cs», le replicó Ubis denostando la «política de titulares del PP» y «estar más pendiente de sus cuitas internas que de lo que importa al futuro de la comunidad» en relación a las primarias que deben definir el sucesor de Mariano Rajoy.

LAS FRASES Diego Ubis Ciudadanos «Me arrepiento de haber creído en la palabra del presidente de este Gobierno de La Rioja» Jesús Ángel Garrido PP «Muy mal le tienen que ir las encuestas a Cs para decir que no apoyarán unas Cuentas que ni conocen» Ricardo Velasco PSOE «Ya es tarde para teatrillos; Cs es corresponsable con el apoyo al PP de la nefasta acción del Gobierno riojano» Germán Cantabrana Podemos «El PP nos acusa de rancios comunistas por pedir que los trabajadores merecen tener un salario digno»

La radicalización del desencuentro entre los bandos con la reconversión de la ADER como telón de fondo visualizada ayer en el Parlamento llegó después de unas semanas donde los síntomas se habían agudizado. Primero con la enmienda a la totalidad entre Cs y Podemos que nacía muerta después de que el PSOE anticipara que la apoyaría, y después con el anuncio por parte del Consejo de Gobierno de formalizar la contratación de un grupo de expertos para realizar un estudio sobre la situación de la Agencia de Desarrollo dando cumplimiento así a lo pactado por Cs y que el partido de Ubis denostó de inmediato juzgándolo de «insuficiente». Un escenario precedido además por la reprobación de la consejera Leonor González Menorca por la situación económica de la región y que su compañero y titular de Hacienda, Alfonso Domínguez, buscó desactivar el pasado jueves con una rueda de prensa ensalzando la mejora en un puñado de parámetros que, desde su perspectiva, confirman una recuperación.

El PSOE no desaprovechó el fuego cruzado «al estilo Pimpinela» para insistir en sus críticas al Ejecutivo de Ceniceros y dudar de las intenciones de Cs. «Ya es tarde para teatrillos», sostuvo Ricardo Velasco. «Todos saben que son corresponsables de la nefasta gestión del Gobierno por el apoyo que han prestado al PP», espetó a Ubis. Por Podemos, Germán Cantabrana ironizó sobre el calificativo de «rancios comunistas» vertido por Garrido respecto a su grupo «por pedir que los trabajadores merecen salarios dignos».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos