Otro temible enemigo que llegará a La Rioja... en coche

Ignacio Ruiz Arrondo (izquierda) y José Antonio Oteo (centro), con otros investigadores del Centro de Rickettsiosis del CIBIR. /Juan Marín
Ignacio Ruiz Arrondo (izquierda) y José Antonio Oteo (centro), con otros investigadores del Centro de Rickettsiosis del CIBIR. / Juan Marín

El Centro de Rickettsiosis del CIBIR, en alerta por la gran incidencia del mosquito tigre en la salud pública | Los expertos recuerdan que la especie, además de ser «muy agresiva con el ser humano», es transmisora de diferentes virus

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Mosca negra, garrapatas, piojos, mosquitos, avispa asiática... La suavidad del invierno, sin heladas ni frío, y las altas temperaturas de los últimos meses han convertido La Rioja en un paraíso para ciertas especies, unas solo molestas y otras, además de enojosas, peligrosas como transmisoras de enfermedades.

Más

De estas últimas se encargan en el Laboratorio de Patógenos Especiales -Centro de Rickettsiosis y Enfermedades Transmitidas por Artrópodos Vectores- del CIBIR (Centro de Investigación Biomédica de La Rioja), donde desde hace ya tiempo las alertas están activadas a la espera de la llegada de un temible enemigo, el mosquito tigre, presente ya en más de medio millar de municipios de seis comunidades autónomas españolas.

«Aunque estamos pendientes de otras especies, nuestro programa está más enfocado a los mosquitos, especialmente el mosquito tigre por los problemas que está provocando en otras zonas y por su próxima llegada a La Rioja. El mosquito tigre tiene una gran incidencia en la salud pública por su capacidad para transmitir y vehicular diferentes especies de virus, como fiebre amarilla, zika, dengue, chikungunya... Además, tiene una capacidad vectorial y de adaptación terrible y se ha extendido por todo el mundo y no hay forma de acabar con él», admite el doctor José Antonio Oteo, director del Laboratorio de Patógenos Especiales y jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas de Rioja Salud, quien augura que esta especie «llegará en coche a La Rioja».

Acceso directo por la N-232

«El mosquito tigre es una especie invasora proveniente de China que apenas vuela más allá de 300 metros, pero que se mueve en los transportes de mercancías o en nuestros coches. Nosotros vamos a Salou a veranear y si se mete un mosquito tigre en nuestro coche o en nuestro equipaje lo traemos a La Rioja; cuando salga, puede encontrarse en un piso todo rodeado de cemento y morir, pero también en una casa con jardín donde puede acceder a una zona con un poco de agua y sombra y establecerse. Así se está expandiendo por todo el país y aquí estamos haciendo una vigilancia específica para detectar su llegada, que es inevitable. Puede ser pasado mañana, en unas semanas o dentro de un año, pero que va a llegar es seguro porque lo tenemos en Irún, por el norte, y en muchas zonas de Aragón, con lo que su vía de llegada a La Rioja será seguramente todo el eje de la N-232», explica, por su parte Ignacio Ruiz Arrondo, entomólogo médico en el Centro de Rickettsiosis del CIBIR.

Tras recordar que «es una especie importante porque, aparte de que es muy agresiva con el ser humano, tiene bastante impacto en la salud pública», Ruiz Arrondo insiste en la rápida expansión de este insecto que «aprovecha cualquier pequeña cantidad de agua para depositar sus huevos que además, como arma de supervivencia, va colocando en varios puntos».

Los augurios no son muy optimistas: «Es una especie tan agresiva que en cuanto llega es prácticamente imposible acabar con ella», destaca el entomólogo, quien alerta de que «solo cuando se detecta pronto y a un nivel local es posible controlarlo mediante la eliminación de los focos de cría con bioinsecticidas que no tienen impacto en el medio ambiente».

La vigilancia del futuro enemigo no supone, sin embargo, que los científicos bajen la guardia con otras especies de mosquitos nativas y habituales en diversos humedales de la región, como La Grajera o Calahorra.

«Hay otras especies de mosquitos presentes aquí en La Rioja y, no lo olvidemos, son o pueden ser transmisoras de diversas enfermedades, como la leishmaniasis, muy presente en toda el área mediterránea o el virus toscana que de momento no hemos detectado en La Rioja aunque circula por otras zonas de España. Por otro lado en España y en La Rioja seguimos teniendo vectores competentes para la malaria o el paludismo; aunque no esperamos que se vuelva a establecer el ciclo, en un momento dado, en situaciones extremas, podrían darse casos humanos», aclara el doctor Oteo.

«Por eso lo estamos vigilando activamente, lo mismo que la posible llegada del mosquito tigre, porque en Europa ha habido brotes relativamente recientes de dengue o de enfermedad por virus chikungunya y la posibilidad de que se establezca un brote epidémico de estos es una realidad y hay que estar muy alerta», admite el experto.

 

Fotos

Vídeos