El caso del teléfono 'atontado'

El caso del teléfono 'atontado'

¿Está ralentizando Apple a propósito sus teléfonos viejos? Europa lo investiga | Una medida destinada a proteger a los móviles con baterías antiguas trae a la actualidad la llamada 'obsolescencia programada'

Pablo Álvarez
PABLO ÁLVAREZLogroño

Parece que a todos los escándalos que en el mundo son (sobre todo si tienen que ver con Apple, que para eso es una de las marcas más reconocibles del planeta) haya que ponerle un nombre que acabe en «-gate». Y así ha nacido en las últimas semanas el llamado «batterygate», sobre todo en Estados Unidos, pero también en el resto del mundo mundial.

La cosa no es nueva. Es un viejo rumor (o un viejo bulo, según quién lo cuente) que los usuarios de los iPhones más antiguos solían notar algo así como un «atontamiento» de sus dispositivos más o menos por las fechas en que la firma de la manzana lanzaba un nuevo modelo. Algo que sonaba como muy teoría de la conspiración, en realidad, impropio de una compañía que, como todas, vive de la reputación de sus dispositivos 'premium' frente al resto.

Leer más

Pero esta vez algo distinto ocurrió. En diciembre, algunos usuarios publicaron en 'Reddit' (una web americana de participación de los lectores) datos reales que parecían confirmar ese ralentizamiento en algunos modelos antiguos, en concreto los iPhone 6, 6S, SE y 7. La polémica creció tanto que la propia Apple tuvo que intervenir. Y dijo lo que dijo: que, efectivamente, algo de eso había. Pero que era por una buena razón.

Facua ha denunciado el 'batterygate' ante el departamento de Competencia de la UE

Todo usuario de teléfono móvil (o sea todo el mundo) sabe que las baterías van claramente a peor. Que según pasan los años, el teléfono dura cada vez menos. Pues bien, lo que Apple asegura es que las baterías viejas pueden no ser capaces de aportar la potencia necesaria que requieren las aplicaciones más nuevas y los requisitos del sistema operativo más moderno. Lo que pasa en esos casos es que el móvil, simplemente, se apaga, aunque la batería esté aparentemente cargada. Y así, para proteger contra esos 'apagados' inoportunos, lo que hace Apple en sus actualizaciones de sistema es evitar esos «picos» de mayor requerimiento a la batería. ¿Y cómo lo hace? Pues ralentizando el funcionamiento del teléfono en algunas situaciones.

Dicho en corto: sí, los teléfonos viejos se ralentizan en algunos supuestos. Y aunque sea por una razón técnica plausible, lo cierto es que esa percepción de teléfono «menos bueno» no deja de ser un empujoncito a la compra de los nuevos iPhone, sobre todo teniendo en cuenta la alta fidelidad que tienen los clientes de Apple a la marca.

El tema ha provocado las protestas de las asociaciones de consumidores. Para Facua, por ejemplo, «el consumidor no podía conocer en el momento de la formalización del contrato que el equipo adquirido vería condicionado su buen funcionamiento a una modificación futura deliberada y unilateral por parte del fabricante». Dicho en plata: a uno cuando le venden un teléfono no le advierten de que en un plazo determinado comenzará a funcionar más despacio por decisión consciente del fabricante. Por eso, Facua pide la intervención de la UE, denunciándolo ante la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea.

Si su teléfono está afectado por ese «atontamiento», hay una solución: reemplazar la batería. Tras el escándalo, Apple ha anunciado una sustancial rebaja de lo que cuesta ese proceso: de 79 a 29 euros, lo que ha hecho que las baterías se agoten en pocos días.

El caso ha traído a la actualidad el viejo fantasma de la obsolescencia programada, que ya ha provocado movimientos en algún país europeo. En concreto, Francia ha anunciado una investigación contra Apple por este caso y contra Epson por algo similar: la Fiscalía cree que la firma de impresoras 'programa' sus cartuchos de tinta para que sean inservibles tras un periodo dado, aunque aún tuvieran tinta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos