El acusado de intentar asesinar a su expareja declara que ella lo denunció por celos

Audiencia Provincial./
Audiencia Provincial.

El acusado vulneró una orden de alejamiento para atacar a su víctima con un cuchillo en presencia de dos niños

LUIS JAVIER RUIZ /EFE

El acusado de ser el presunto autor de un delito de asesinato en tentativa a su ex pareja, en septiembre de 2017, ha asegurado hoy en la primera sesión del juicio, en el que la mujer ha retirado la acusación, que es inocente y que la denuncia contra él fue interpuesta por una cuestión de «celos».

La Audiencia Provincial ha celebrado esta mañana la primera sesión del proceso que se sigue contra L.A., un joven de nacionalidad colombiana y vecino de Calahorra, al que el Ministerio Fiscal acusa de intentar matar en Arnedo a su expareja, una mujer también colombiana, en presencia de la hija que ambos comparten, de su cuñada, y su sobrina, de la que es el padrino.

El abogado de la presunta víctima, en su primera intervención, anunció a los magistrados de la Audiencia Provincial que su clienta había decidido retirar la acusación contra el procesado, algo que ella misma ratificó instantes después a preguntas del presidente del tribunal.

Así, sin acusación particular, el Ministerio Fiscal mantuvo su escrito de acusación y petición de penas contra L.A., que se negó a responder a sus preguntas. Así, su única declaración fue la que trasladó a las cuestiones de su letrada.

Versión del acusado

Según su versión, el día de los hechos salió de trabajar a las 10 horas y recogió a su hija. Después de cuatro horas con ella, hacia las 13.30 entregó a la niña a su cuñada, a la que invitó a tomar algo. Aseguró que, en compañía de al menos un compañero de trabajo, estuvo celebrando su cumpleaños hasta las 19.30 horas, momento en que decidió ir a comer algo para regresar a Calahorra, cambiarse de ropa y continuar con la celebración. Cuando regresó a coger el coche, que estaba cerca de la casa de su expareja, fue detenido por agentes de la Guardia Civil de Arnedo. El acusado ha narrado que la víctima es una persona «muy celosa» y que la causa de la denuncia es que se enteró que él estaba con otra chica y que quería darse «la oportunidad» con esta última.

La versión de la hermana de la exmujer

Frente a esa versión, y tras la decisión de la presunta víctima de retirar la acusación, la de su hermana, que también denuncia que fue agredida durante los incidentes. A preguntas del fiscal y de la defensa, explicó que aquel día, después de entregar y recoger al acusado a su sobrina, salió a dar un paseo con su hermana y que tras pasar junto al bar en el que L.A. celebraba su cumpleaños, este comenzó a gritarles. Tras ese incidente regresaron a su vivienda y, según su versión, el acusado aprovechó el momento en que ella bajó la basura para colarse en el interior de la vivienda.

Explicó que cuando regresó al domicilio vio a L.A. orinando en el baño del piso y que después se dirigió a la cocina en donde estaba su hermana, expareja del presunto agresor. Allí, dijo, cogió un cuchillo y después de decir «ni para ni para el diablo» e intentó clavárselo «en el pecho» pero que su hermana logró protegerse con los brazos. En ese momento, sostuvo, acudió a auxiliar a la víctima y L.A. le atacó empujándole contra el sofá en donde le agredió. Poco después, las dos hermanas, con las dos menores (una de menos de un año y otra de tres) consiguieron huir.

Cuando las dos hermanas y sus respectivas hijas lograron escapar de la vivienda perseguidas por el acusado, ha indicado que se encontraron con una vecina, quien se quedó con las dos niñas y ellas siguieron corriendo mientras él las perseguía, hasta que se toparon con el casero y le expusieron la situación para que él lo «tranquilizase».

Fue entonces, ha añadido, cuando ella fue a la Policía mientras que el hijo de la vecina llevó a su hermana al hospital y, después, posteriormente el acusado fue detenido.

Relacionada

Varios delitos

Con su actuación, L.A. incurrió, a entender de la Fiscalía, en varios delitos: uno de allanamiento de morada en concurso con otro de asesinato en grado de tentavia; dos de lesiones leves; otro más de quebrantamiento de condena; y finalmente uno de amenazas graves. En el caso del asesinato en grado de tentativa concurriría, según el fiscal, la circunstancia agravante de parentesco.

Por todos estos delitos, la acusación pública reclama la imposición de 17 años de cárcel: 12 por el intento de asesinato; dos por el allanamiento de morada; otros dos por las amenazas graves; y uno más por haber quebrantado la condena. Además, se reclama que el acusado no pueda acercarse a 500 metros de la víctima durante 15 años y tampoco podrá comunicarse con ella «por sí mismo o a través de terceras personas».

 

Fotos

Vídeos