Herido un niño en un tobogán del Aqualar de Lardero

Herido un niño en un tobogán del Aqualar de Lardero
Diego Marín A.

La concejal de UP, Laura Bravo, denuncia el «mal estado de la zona de juegos del complejo municipal» y critica que la empresa gestora «no realiza un mantenimiento acorde a una mínima seguridad e higiene»

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Lardero

El pasado domingo un niño de 2 años sufrió quemaduras «como consecuencia del mal estado de un tobogán colocado en la zona de juegos del complejo municipal Aqualar de Lardero», ha alertado Unidas Podemos (UP) en una nota de prensa. Es más, según detalla la nueva concejal de UP en el recién constituido Ayuntamiento de Lardero, Laura Bravo, «tras el accidente su madre acudió a la fuente para limpiarle la sangre y no funcionaba, acudió al botiquín para curarle las quemaduras y el auxiliar no estaba en su puesto, ya que se encontraba en la portería, aunque posteriormente la atención por parte del personal fue correcta».

Ante lo sucedido, Laura Bravo ha querido instar al Consistorio larderano «a la reparación inmediata» de las instalaciones defectuosas, considerando que los juegos infantiles «están viejos, sucios, oxidados, con las partes de madera astilladas y mal anclados al suelo». Por otra parte, continúa el comunicado emitido por UP, «en la piscina infantil está la depuradora tapada por una alfombra de goma rota que se levanta y deja al descubierto la tapa de aquella», aunque esta, al parecer, ya ha sido sustituida por una en mejores condiciones. El complejo Aqualar está siendo objeto actualmente de obras, rehabilitando una de sus piscinas, y Bravo expone que «en el mejor de los casos se acabarán a mediados de julio, con lo que los cigüeños tendremos parte del verano una piscina menos de la que disfrutar, pero ni el bono de temporada, mensual o la entrada de un día es más barata, ya que según la empresa concesionaria: 'Pagamos por el uso de las instalaciones, no por el metro cuadrado'».

Diego Marín A.

Además, desde UP critican «la falta de limpieza y cuidado del entorno en general y de los vestuarios en particular», puesto que los mismos presentan, describe, «paredes con chorretones de años, baños sucios y muy resbaladizos, taquillas sin puerta o que no cierran en condiciones y herramientas de mantenimiento tiradas por el césped». Por otro lo anterior, UP considera que «la empresa adjudicataria, Ociosport, no realiza una gestión y mantenimiento de las instalaciones acordes a una mínima seguridad e higiene» y exige al nuevo equipo de Gobierno municipal «que inste a la empresa a solucionar los problemas existentes y estudie las medidas para su remunicipalización como forma de gestión más eficaz y económica de las mismas».

Tomar medidas

El nuevo alcalde de Lardero, Manuel Vallejo, ha asegurado a este medio que ya ha atendido la queja de la madre del niño: «Hemos acudido a comprobar el estado de las instalaciones para intentar tomar las medidas más adecuadas». Cabe aclarar que, al parecer, la queja de la madre no es la de Unidas Podemos y que esta se ha mostrado disconforme porque ha sido atendida «perfectamente», describe, en el Ayuntamiento de Lardero.