Detenidos dos individuos que robaban a sus vecinos en un edificio de Ezcaray

Detenidos dos individuos que robaban a sus vecinos en un edificio de Ezcaray
Guardia Civil

Los dos autores residían en el edificio afectado en régimen de alquiler y llegaron a sustraer entre otros efectos dinero, joyas, electrodomésticos, material informático y televisores por un valor superior a los 17.000 euros

LA RIOJA

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres de 23 y 24 años, naturales de España y Portugal, como autores de cuatro robos con fuerza perpetrados en un mismo edificio de Ezcaray.

Los detenidos, que contaban con un amplio historial delictivo y estaban domiciliados en Rentería y Pasajes (Guipúzcoa), residían en el edificio afectado en régimen de alquiler y conocían los hábitos y rutinas del resto de vecinos, al haberlos sometido a vigilancias previas.

Inicio de la Operación TAI

La denominada 'Operación TAI' se enmarca dentro del 'Plan contra el robo en viviendas' y comenzó en diciembre de 2018, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento mediante denuncia, de la comisión de cuatro robos con fuerza perpetrados contra tres viviendas y una pizzería, ubicadas en un mismo edificio de Ezcaray, hechos que llegaron a generar cierta alarma entre los residentes de la zona.

Según la Guardia Civil, autores desconocidos forzaban las puertas y cerraduras del negocio e inmuebles y sustraían dinero, junto con numerosos efectos de valor y de fácil comercialización en el mercado negro principalmente joyas, relojes, electrodomésticos, material informático, cámaras fotográficas y televisores por valor superior a los 17.000€.

Las inspecciones técnico oculares llevadas a cabo en los lugares determinaron un mismo patrón común en todos los robos y hallaron pruebas para establecer una línea de investigación, tras valorarse la alta posibilidad de que el autor o autores residieran en el inmueble.

Esta vía permitió a los agentes del Grupo de Apoyo de la Guardia Civil en Haro, constatar que una joven de 21 años y residente en Pasajes (Guipúzcoa), había alquilado un piso en el inmueble para que se alojara su pareja sentimental y un amigo. Ambos poseían un amplio historial delictivo por delitos contra el patrimonio y abandonaron la vivienda una vez se consumaron todos los robos.

Una vez se obtuvieron todas las pruebas que les incriminaban, se estableció un dispositivo de búsqueda y fueron detenidos en San Sebastián (Guipúzcoa) y Haro (La Rioja) respectivamente.

Durante las actuaciones la pareja sentimental de uno de los detenidos ha sido oída en declaración en calidad de investigada, al ser esta la persona que tramitó el contrato de alquiler con la inmobiliaria. Posteriormente, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.