Detenido un logroñés y rescatados los tres perros que usaba en peleas clandestinas

Detenido un logroñés y rescatados los tres perros que usaba en peleas clandestinas

Los animales fueron encontrados completamente desatendidos y presentando multitud de heridas, mordeduras y cicatrices

LA RIOJALogroño

La investigación empezó con una denuncia anónima: según la misma, varios perros estaban en estado deplorable en una finca del Camino Viejo de Oyón.

La Policía Nacional y la Policía Local entraron conjuntamente en la finca, y allí se encontraron con que lo que les contaban era verdad, pero que había bastante más.

Los tres perros que estaban en la finca eran de razas consideradas como «potencialmente peligrosas»: un American Staffordshire Terrier y dos Pitbull. Y estaban en un estado lamentable. Algunos estaban encadenados, todos ellos sin comida ni agua. Además, presentaban muchas heridas en distintos estados de evolución, mordeduras nuevas y cicatrices antiguas, y un estado higiénico-sanitario lamentable.

Por la raza de los animales y las heridas, los agentes concluyeron que los tres animales estaban siendo utilizados para peleas ilegales de perros. Además, uno de los tres animales, el Staffordshire, estaba siendo usado para vigilar una plantación ilegal de marihuana en esa misma finca.

Dos de los tres animales rescatados llevaban microchip. Uno era del dueño de la finca, pero el otro resultó haber sido robado: su dueño, propietarios de una finca cercana, había denunciado su sustracción hacía unas semanas. Se desconoce al procedencia del tercer animal.

Así pues al detenido, un hombre residente en Logroño y con antecedentes policiales, se le imputa además de un delito de maltrato animal, otro delito contra la salud pública y otro de hurto de animal doméstico.

Los tres perros han sido trasladados al Centro de Acogida de Animales de Logroño, donde se encuentran recibiendo atención veterinaria.

La Policía recuerda en su nota que el maltrato animal está sancionado en el Código penal, en concreto en su artículo 337, con penas que van desde los tres meses hasta los dieciocho meses de prisión, además de la posible inhabilitación para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de éstos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos