Se busca agresor

La agresión tuvo lugar durante el concierto de Carlos Jean en Albelda

Una logroñesa fue agredida durante las fiestas de Albelda; un joven del que nada sabe (y para identificarlo se pide la colaboración ciudadana) le golpeó con una botella y le abrió una brecha en la sien

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

En la madrugada del sábado 24 al domingo 25 de agosto, en plenas fiestas de verano de Albelda de Iregua, Carlos Jean protagonizaba una actuación musical. Pasadas las 4.00 horas de la noche, en plena vorágine del concierto, las primeras filas bullían, todo era jolgorio, hasta que un empujón desmedido dio con una joven en el suelo. Al recriminar esta la actitud a quien le había hecho caer, en respuesta un joven la agredió con una botella, hiriéndola en la cabeza. Al ver la sangre brotar de la sien de la muchacha, el agresor desapareció del lugar. Desde entonces, la víctima intenta identificar a su agresor, un anónimo del que apenas sabe nada, salvo una descripción física: varón, de unos 1,70 metros de altura y aproximadamente 20 años, de ojos marrones, frente prominente y dilataciones en las orejas.

Aquella noche el joven que agredió a la muchacha, una joven logroñesa de 18 años, vestía una camiseta deportiva de manga corta color verde oscuro con rayas negras y un pantalón corto o gris oscuro. Y, también, el agresor tenía entonces el «pelo completamente rapado a ambos lados de la cabeza, con una cresta 'mohicana' color castaño de unos 7 centímetros en medio de la cabeza». Quizá con esta descripción alguien pueda recordar a esta persona y aportar algún dato a la familia que ayude a identificarlo.

«Mi hija había ido con sus amigos a las fiestas de Albelda y en un momento dado del concierto de Carlos Jean un personaje la empujó y la tiró al suelo. Al reprochárselo, este le rompió una botella en la cabeza y le hizo una brecha profunda a mi hija», recuerda Antonio, padre de la víctima, según el relato de esta y sus amigos, que fueron quienes alertaron de lo sucedido a la familia, que acudió a socorrer a la muchacha. «Subí a Albelda y la bajé a Urgencias, donde le dieron puntos», cuenta el padre. Al final, reconoce Antonio, «fue más aparatoso que otra cosa, le dieron cuatro puntos exteriores y tres internos por la profundidad de la herida, en la frente, sobre la ceja izquierda; pero, ¿y si le llega a alcanzar en un ojo?». Hubiera sido mucho más grave, por eso la familia de la joven agredida no quiere pasar por alto lo sucedido e intenta dar con quien la hirió, y al no tener muchas más pistas, por recomendación de la Guardia Civil, pide la colaboración ciudadana.

«Es un delicuente»

«Ni lo conocía de nada ni sabe quién es. En cuanto vio la sangre se fue corriendo. Fue muy rápido. Este chaval es un delincuente, no puede estar en la calle», reclama Antonio. Días después de lo sucedido la familia presentó una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Nalda, cuyos agentes aconsejaron dar a conocer el caso para poder obtener más información. «La Guardia Civil nos recomendó que lo moviésemos y alguien ha dado datos de personas que mi hija no ha identificado como su agresor», señala el padre. Pero aún hay esperanza. Cualquier pista sobre lo sucedido pero, sobre todo, sobre el agresor, se puede comunicar a la Guardia Civil a través del teléfono 941447117. La familia agradece toda ayuda que se pueda proporcionar a fin de identificar al agresor.