Los sistemas de financiación alternativa a la bancaria pinchan en hueso en La Rioja

Los sistemas de financiación alternativa a la bancaria pinchan en hueso en La Rioja

Las empresas riojanas recelan del 'crowdlending' o modelos de préstamos colaborativos que se abren paso con fuerza en Madrid y Cataluña

M. J. GONZÁLEZ LOGROÑO.

Por desconocimiento, por falta de confianza, porque las condiciones de acceso a los préstamos a través de la banca se han flexibilizado... Las razones pueden ser múltiples para explicar que las empresas riojanas se resistan a solicitar créditos a ahorradores no profesionales y sigan acudiendo de forma mayoritaria a las entidades financieras tradicionales.

El 'crowdlending' es la financiación de préstamos a proyectos o personas por varios inversores a través de plataformas en Internet que debe devolverse en los pagos que se establezcan, junto al tipo de interés que se acuerde entre los interesados. Se parece al 'crowdfunding', pero a diferencia de éste, en el modelo de financiación colaborativa los inversores que prestan el dinero no tienen acceso a los beneficios. Simplemente recuperan su inversión más la rentabilidad generada.

Sin embargo, este modelo de financiación alternativa a la bancaria no ha cuajado en La Rioja. Según los datos de negocio de MyTripleA, una de las plataformas de referencia de este negocio en España, los empresarios riojanos rehusan acudir a sus servicios para captar recursos. Tampoco lo hacen los navarros, pero sí los cántabros (donde MyTripleA tiene un gran desarrollo), madrileños, catalanes y andaluces, que son las comunidades autónomas donde este sistema ha empezado a funcionar de forma más intensiva. Aún así, España se encuentra a años luz de la influencia de estas plataformas y los niveles de negocios que han conseguido en países como Reino Unido, Estados Unidos o China.

El desarrollo de las nuevas tecnologías ha llegado al sistema financiero y, además, las redes permiten contactar a multitud de usuarios con intereses comunes, a los que no les incomoda hacer transacciones a través del ordenador u otros dispositivos móviles.

En el caso de La Rioja, sin embargo, las plataformas de 'crowdlending' son «desconocidas para la gran mayoría de las empresas de la comunidad», explica la responsable del Servicio de Creación de Empresas de la Federación de Empresas de La Rioja (FER), Rocío Bazán.

Las Plataformas de Financiación Participativas (PFP), explica Bazán, «fueron reguladas en abril del 2015 porque la crisis financiera puso de manifiesto el peligro de depender de una única fuente de financiación, y por ello las administraciones públicas trabajaron para desarrollar otras fuentes alternativas como pueden ser, además de las PFP, el Mercado Alternativo Bursátil o el Mercado Alternativo de Renta Fija».

Asimismo, la representante de la patronal subraya que «no podemos obviar que la estructura empresarial riojana está caracterizada por empresas muy pequeñas, muchas de ellas con un autónomo al frente, con actividades en parte tradicionales y que continúan apostando por la financiación bancaria tradicional».

Perfil medio

Una apreciación que vienen a corroborar los datos de la Asociación de Crowdlending Española (Acle) -agrupa a las empresas del sector, entre ellas a MyTripleA-, según los cuales, «la inmensa mayoría de la financiación del 'crowdlending' español se dirige a proyectos de pequeñas y medianas empresas».

El préstamo medio (con datos del 2017) se sitúa en torno a los 50.000 euros, «media resultante entre las operaciones de financiación de capital circulante con las operaciones de financiación de proyectos de capital inmovilizado».

Por último, Bazán apunta otro factor que puede influir en la escasa penetración en el mercado riojano del novedoso modelo alternativo que ofrece el 'crowdlending'. Y es que «la financiación de las entidades financieras y de ahorro ha mejorado en los últimos años de manera notoria, después de la durísima crisis económica que las empresas sufrieron, y que cortó completamente el grifo de la financiación».