Los sindicatos urgen políticas «progresistas» y la FER observa «desconfianza» empresarial

UGT y CCOO avisan de que «si vamos a nuevas elecciones, todo lo logrado se perderá» y la patronal subraya la desaceleración de la economía

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

Los sindicatos y los empresarios riojanos solo coinciden en un punto: ni España ni La Rioja pueden seguir con gobiernos en funciones. Los primeros piden ejecutivos «progresistas» para «no perder lo conseguido» en los once meses que duró el primer Gobierno de Pedro Sánchez y los segundos reclaman «moderación y estabilidad» porque la situación política actual unida a «la desaceleración» de la economía solo provocan «desconfianza» en las empresas y los autónomos.

El secretario de Administración y Formación de UGT-Rioja, Pedro Urbiola, avisa de que todos los incrementos retributivos acordados para los empleados públicos, así como la revalorización de pensiones conforme al IPC, «serán imposibles» si no se logra constituir gobierno. También alerta de «la gravedad» de dejar paralizadas las ofertas de empleo público lo que impedirá recuperar la tasa de reposición (sustitución de los trabajadores a medida que se van jubilando o cesando en el servicio), «que durante los años de crisis fue nula». En este sentido, Urbiola insta a los partidos de izquierda a aparcar sus intereses partidistas y a «mirar al electorado, que votó lo que votó», porque «aunque vayamos de nuevo a elecciones, el escenario resultante también exigirá pactos». El representante ugetista recuerda por último al PSOE que «venimos de un gobierno en el que no había proporcionalidad pero que salió adelante por la generosidad de quienes le apoyaron» y reitera la necesidad de derogar la reforma laboral.

Por su parte, el secretario general de CCOO en La Rioja, Jorge Ruano, subraya que la situación es «preocupante». Recuerda que «con un Presupuesto prorrogado del 2018 no se ha podido poner en marcha ninguna iniciativa nueva en materia de formación y empleo, y también se ven afectadas las decisiones industriales y de inversión». Por su parte, el responsable del sector de Administración del Estado de CCOO de La Rioja, Luis Arnedo, y el secretario general de la Federación de Pensionistas y Jubilados de esta central, Eusebio Marín, se rebelan contra la posible pérdida de poder adquisitivo de ambos colectivos y reclaman la formación tanto en La Rioja como en España de «gobiernos de progreso, de izquierdas, que mejoren la situación de los trabajadores y de los pensionistas».

El presidente de la Federación de Empresas de La Rioja (FER), Jaime García-Calzada, también expresa su inquietud porque «llevamos dos años con presupuestos prorrogados y prácticamente destinados a inversiones y gastos básicos programados». Lo más grave es que «estamos ante una desaceleración de la economía en general, también en La Rioja, donde aumenta el paro, se ralentiza el ritmo de crecimiento de las exportaciones y el consumo pierde fuelle de manera alarmante: han bajado las matriculaciones de vehículos, las ventas minoristas y el turismo».

Incertidumbres

El líder de los empresarios riojanos lamenta que en once meses «no se acometieran reformas pendientes como la de las pensiones, la relativa a la unidad de mercado o la destinada a mejorar la formación de los trabajadores». Por el contrario, «se gobernó a golpe de decreto, lo que disparó el déficit público al 97% del PIB». Y esto ha generado «desconfianza entre las empresas y los autónomos porque necesitamos seguridad jurídica, estabilidad, una política económica moderada y acabar con la incertidumbre fiscal».

Por último, avisa de que la petición de Podemos de entrar en el Gobierno «dinamitaría todas las disposiciones que el PSOE pusiera sobre la mesa». Y sobre la 'vía portuguesa' subraya que en ese país, y «por exigencia de la UE», se están aplicando políticas para controlar el déficit y reducir la presión fiscal.