Los sindicatos cifran en el 80% el seguimiento de la huelga en Justicia y el Gobierno en el 45%

Funcionarios de Justicia de La Rioja, ayer, en la protesta en Madrid. :: l.r./
Funcionarios de Justicia de La Rioja, ayer, en la protesta en Madrid. :: l.r.

Salvo los juicios con preso, el resto de las vistas se suspendieron ayer a causa del paro, según la CSIF

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

La huelga de funcionarios de Justicia convocada ayer por CSIF, CCOO y UGT y respaldada por STAR dejó un panorama poco habitual en el Palacio de Justicia: pasillos y puestos de trabajo vacíos que contrastaban con la intensa actividad diaria. La jornada transcurrió con normalidad aunque, según la CSIF, salvo las causas con preso, el resto de juicios señalados fueron suspendidos. Otros servicios, como el Registro Civil, donde se designó a un funcionario en servicios mínimos, operaron a medio gas.

La de ayer, como todas las huelgas no se libró del habitual baile de cifras. Los sindicatos, en concreto la CSIF, mayoritaria en el sector, cifró el seguimiento del paro en La Rioja, el primero que se convoca en el sector en más de 20 años, en el 80%, es decir, fue respaldado por 218 funcionarios de los 336 que hay en La Rioja, exceptuando los 58 que ayer se encontraban en servicios mínimos. El apoyo, según las cifras que difundió el Ejecutivo riojano fue algo inferior. Al paro se sumaron 153 trabajadores del total (el 45%), aunque en el caso de la Administración, no restaron a los empleados en servicios mínimos.

Alberto Herrerías, representante sindical en los juzgados (CSIF), que ayer junto a un nutrido grupo de funcionarios del sector en La Rioja se trasladó a Madrid para participar en la manifestación nacional, explicó el malestar del colectivo por la reforma de la Ley orgánica del Poder Judicial, en concreto, por la modificación prevista en el artículo 521, «que dice que el centro de destino será la localidad y no los juzgados como actualmente». Un cambio que, en su opinión, «irá en detrimento de las condiciones laborales, pero también del servicio que damos al ciudadano», porque se perdería la especialidad de cada uno de los funcionarios. A esto habría que sumar la reducción del número de interinos. Ante esto, «lo mejor es echar atrás la reforma», apuntó.

En el conjunto del país, miles de funcionarios secundaron la huelga. El Ministerio de Justicia cifró en el 18,77% el seguimiento de la primera huelga en el sector desde hace 20 años. Lo que se traduce en que de los más de 50.000 trabajadores de Justicia de todas las comunidades autónomas que han sido convocados, secundaron la protesta alrededor de 9.300. Sin embargo, la CSIF cifró el respaldo en el 80%. Además del paro, los sindicatos convocaron una manifestación en Madrid a la que asistieron 5.000 funcionarios.