La Seguridad Social retira 5 pensiones no contributivas cada mes en La Rioja

El año pasado, 64 perceptores vieron extinguido su derecho por superar los niveles de renta permitidos

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

Los controles realizados por las administraciones públicas provocaron el año pasado la retirada de la pensión no contributiva a 64 beneficiarios riojanos dado que se constató que disponían de unos niveles de ingresos superiores a los permitidos por la normativa. En su mayoría se trató de perceptores de la prestación de jubilación (54 casos) a los que se sumaron diez más que venían cobrando la pensión por invalidez. Desde el 2008, La Rioja ha registrado la extinción de 700 subsidios de este tipo al comprobarse que los niveles de renta de sus perceptores eran mayores de los que están fijados por Ley.

Así se desprende del último informe de gestión publicado por el Imserso (Instituto de Mayores y Servicios Sociales), entidad gestora de la Seguridad Social, que tiene transferidas a las comunidades autónomas las competencias de gestión de estas prestaciones. Las 64 pensiones canceladas el año pasado representan el 3,3% del total (1.940), una ratio que supera la anotada por el conjunto del país (2,9%). La comunidad en la que las inspecciones han propiciado una mayor retirada de estos subsidios es Navarra (4,9%) y la que menos, el País Vasco (0,7%).

Más

Las pensiones no contributivas aseguran a todos los ciudadanos en situación de jubilación o invalidez una prestación económica, asistencia médico-farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios, aunque no se haya cotizado o se haya hecho de forma insuficiente para tener derecho a una prestación contributiva. Ahora bien, estos subsidios son incompatibles con otras ayudas y, además, los beneficiarios deben acreditar que no superan unos niveles de renta determinados: 5.488 euros anuales en el 2019.

En el caso de la jubilación, la cuantía puede llegar hasta los 42.532 euros si tienen hijos o padres a su cargo y la unidad familiar está integrada por cuatro personas, mientras que en el de la invalidez (personas con edades comprendidas entre 16 y 65 años, y un grado de discapacidad igual o superior al 75%) se recibe un complemento de 2.744 euros si el beneficiario demuestra que necesita una persona para desenvolverse en su vida cotidiana.

En La Rioja, con datos al cierre de diciembre del 2018, había 1.940 personas que cobraban estas pensiones: 1.162 por jubilación y 778 por invalidez, que ingresaban una nómina mensual promedio de 376, 1 y de 424,3 euros, respectivamente.

Por otro lado, y según el informe del Imserso, 77 riojanos vieron modificada la cuantía de su prestación el año pasado. La entidad no diferencia cuántas subieron o bajaron.