Jubilaciones, envejecimiento, fugas... La Rioja se prepara para no quedarse sin médicos

Edificio del Hospital San Pedro, de Logroño. /Juan Marín
Edificio del Hospital San Pedro, de Logroño. / Juan Marín

La comunidad se prepara para paliar el déficit de especialistas ante la 'tormenta perfecta': jubilaciones, envejecimiento poblacional y fuga de facultativos | En diez años se habrá jubilado el 30% de los médicos riojanos y sindicatos y profesionales critican la planificación al entenderla «cortoplacista» | UGT lamenta la falta de coordinación entre las regiones, que tilda de «reinos de Taifas en los que cada uno va a su bola»

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Aunque oficialmente es el 7 de abril, el 22 de diciembre se ha convertido en el día de la salud. Un dicho que se da de bruces con la realidad porque para los ciudadanos la salud es una de las mayores preocupaciones de lunes a domingo los 365 días del año y cualquier sombra que se cierna sobre la sanidad es objeto de desasosiego. Precisamente, su futuro ha pasado a formar parte de la agenda política ahora que para muchos se avecina la tormenta perfecta en la que confluyen las jubilaciones de buena parte de la plantilla que se aproxima a los 65 años, una población cada vez más envejecida que demanda una mayor atención sanitaria y la emigración de facultativos en busca de nóminas más jugosas.

Una vía de agua que el Ministerio de Sanidad estudia cómo taponar con la creación de un grupo de trabajo que analice la situación y proponga medidas para paliar la falta de médicos especialistas en los diferentes servicios regionales de salud, un mal del que La Rioja no es ajeno, aunque, según el director del Área de Salud, José Miguel Acitores, la preocupación está ahora «no en lo que tenemos, sino en lo que nos va a venir».

El objetivo es que todas las comunidades presenten a final de año en el mencionado grupo de trabajo un análisis de la situación actual, es decir, cuántos facultativos hay en La Rioja y cuántos serán necesarios, un dato complicado porque, por ejemplo, «no es lo mismo un cupo de 1.500 personas con un porcentaje de mayores de 65 años del 25% que con un 10%», avanza Acitores.

«El tema de la coordinación en este país es una asignatura pendiente» Pilar García | Secretaria Sanidad UGT Rioja

«En Primaria hay veces que no encuentras efectivos para cubrir vacaciones» José Miguel Acitores | Director Área Salud

Sea como fuere, el reto está ahí y mientras desde muchos sectores, incluido el Colegio de Médicos de La Rioja, el futuro que se avecina obedece a una «planificación cortoplacista», el Gobierno regional descarta problemas de falta de especialistas, «al menos en este momento», aunque sí reconoce que existe escasez en Atención Primaria. «Así como veníamos de una época en la que teníamos 20.000 médicos parados y siempre había alguien para trabajar, ahora no ocurre eso. Te encuentras con 237 profesionales en Atención Primaria y 41 pediatras y hay veces que no tienes suficientes efectivos para intentar cubrir todas las plazas en periodos de vacaciones, verano, Navidad... y este es nuestro principal caballo de batalla».

Un talón de Aquiles de la sanidad riojana -al que se le intenta poner remedio ofreciendo contratos más atractivos de refuerzo- que se agravó con una sentencia del 2015 que reconoció el derecho a días adicionales de vacaciones y canosos a los trabajadores del SERIS. En total 56.000 días que debían recuperar entre el 2016 y el 2017. La falta de médicos de sustitución sobrecargó de trabajo a muchos profesionales que debían cubrir las vacaciones de su vecino de consulta.

Ante un futuro con la amenaza de falta de profesionales médicos de diferentes especialidades en el horizonte, la Consejería de Salud empezó a tomar cartas en el asunto. La plantilla de anestesistas, cuyo déficit ralentizó el año pasado la demora media de cirugía en los quirófanos de la región, estaría «cubierta, en todo caso a falta de un facultativo». En Traumatología, reconoce que ha habido alguna dificultad para cubrir plazas, pero «ahora estamos convocando en todas las especialidades en las que creemos que va a haber problemas: nos estamos anticipando sacándolas a concurso».

En paralelo, se están solapando contratos en previsión de las próximas jubilaciones, es decir, «nos anticipamos dentro de las posibilidades que tenemos con el objeto de que cuando toque la jubilación, a esa persona ya la tengamos», explica el director del Área de Salud.

También se flexibilizaron los criterios de jubilación a los 67 años en algunas especialidades difíciles de cubrir. Primero fue en Rayos, Anatomía Patológica, Anestesia y Pediatría de Atención Primaria y este año se ha extendido a Medicina de Familia, Oftalmología, Cirugía General y Aparato Digestivo.

La misma medida se ha adoptado en la mayoría de las comunidades autónomas que han entrado en una dinámica de competencia por atraer para sí a los facultativos que se 'mudan' a regiones donde el sueldo es mayor, aunque, a juicio de Acitores, los sueldos «son más homogéneos que lo que fueron en su día», de ahí que el profesional «se puede quejar de la estabilidad o no del puesto que ofreces, pero el tema económico no creo que marque la diferencia entre comunidades».

Otro de los frentes desde el que Salud trata de minimizar el impacto del déficit de especialistas tiene que ver con la formación, es decir, con las plazas MIR, que se han incrementado el 10% en los últimos tres años. Este año, por ejemplo, se ha reforzado la docencia en el ámbito de la cardiología con el fin de tener un residente en esta especialidad, de forma que «dentro de cinco años habremos formado un residente y a partir de entonces, cada año tendremos uno nuevo que de alguna forma pueda nutrir la plantilla de Cardiología».

En residencia de Medicina de Familia se han solicitado 18, en Anestesia se forman dos cada año, se está solicitando la acreditación de nuevas plazas -un proceso que ahora también agiliza el Ministerio- y se persigue que las plazas de difícil cobertura estén vinculadas al MIR. Es decir, que, «si alguien la quiere, hace el MIR, se presenta, aprueba y obtiene una serie de ventajas desde el punto de vista de carrera profesional, como el grado 1 y que pueda tener un contrato nada más acabar la residencia de uno o dos años», explica Acitores.

Atractivos 'extra' para fidelizar a potenciales profesionales de la sanidad riojana, para que quieran quedarse en esta tierra porque «formamos especialistas con el que posiblemente es el mejor sistema del mundo, que es el MIR, que nos cuesta un dinero, más de 100.000 euros, y lo que no podemos permitir es que luego sea una joya para el sistema inglés», apunta el director del Área de Salud.

En cualquier caso, Acitores minimiza el impacto de la emigración de médicos a otros países porque, pese a que el Colegio de Médicos cifre en 1.500 los profesionales que han pedido el certificado de compatibilidad para irse fuera, «también hemos hecho cambios para que los extracomunitarios puedan estar con nosotros más tiempo que el que estaban por la existencia de una limitación del contrato», explica.

Sin labor de previsión

En UGT el futuro inmediato de la sanidad es una cuestión que preocupa porque «no se ha hecho una labor de previsión adecuada, sobre todo de las jubilaciones», explica la secretaria de Sanidad de este sindicato, Pilar García. La década de los 'baby boom' está alcanzando la edad de retirarse. «Entró mucha gente a la vez y, por tanto, en estos años coinciden muchas jubilaciones», apunta. Y pese a que se conocía la situación «tampoco ha habido coordinación entre comunidades autónomas dentro del Sistema Nacional de Salud, que está hiperfragmentado, para prever las necesidades que iban a tener».

Critica además la falta de coordinación con las universidades, a través de los números clausus, para entrar a los grados de Medicina. «Hay que prever y luego ponerse a coordinar y es que el tema de la coordinación en este país es una asignatura pendiente». En su opinión, una de las peores situaciones se ha vivido en la Atención Primaria: «Durante las vacaciones los facultativos -tanto médicos en general como pediatras- lo han pasado fatal porque no había manera de sustituir esos periodos». De acuerdo con sus datos, en Nájera, Alfaro y Aldeanueva de Ebro la ausencia de pediatras se han cubierto con profesionales de medicina general, a lo que se suma que «algunas áreas se han quedado al descubierto en La Rioja Baja tras un concurso de traslados».

El atractivo de los vecinos

«Es verdad -apunta Pilar García- que competimos con Navarra y País Vasco, donde están cobrando más». No obstante, además del aspecto retributivo hay que tener en cuenta las condiciones del contrato, jornadas y duración, porque «se ha tirado de contrato precario y comparativamente salimos perdiendo con estas comunidades y por tanto se nos van». A esto se suma que en especializada el Hospital San Pedro «no es puntero y tampoco es un sitio muy atractivo». Con todo ello, cree necesario suplir estas carencias de alguna otra manera: «Por lo menos testar lo que está haciendo el resto de la gente para no quedarte en el pelotón de cola en cuanto a condiciones laborales».

La secretaria de Sanidad de UGT llama a la Consejería a hacer una reflexión y autocrítica «a fondo» para «asumir nuestra parte de responsabilidad», máxime cuando era un tema «previsible». Es consciente de que el resto de comunidades atraviesan por el mismo trance lo que provoca que compitan entre ellas y «es aquí donde se ve lo lamentable que ha sido la fragmentación funcional; estamos en reinos de Taifas en los que cada uno va a su bola y así difícil se va a solucionar».

Más