Cuando el rosa sale más caro

Productos de cosmética y joyas para mujeres. :: mariarom/stock adobe/
Productos de cosmética y joyas para mujeres. :: mariarom/stock adobe

Cientos de productos y servicios salen más caros por ser «para mujeres» | Facua denuncia a tres cadenas de supermercados por cobrar más por el mismo producto al ser «rosa»

Pablo Álvarez
PABLO ÁLVAREZLogroño

Ser mujer es más caro que ser hombre. No siempre, claro, y no en todos los casos, pero sí en un número de servicios y productos en los que hay una diferencia de precio constante y en la mayoría de las marcas. Una diferencia que tiene, desde hace años, un nombre genérico: es la 'tasa rosa'.

Finanzas... de andar por casa

La etiqueta hacía originalmente referencia a cómo algunos productos para las mujeres (sobre todo tampones y compresas) están sometidos a un IVA del 10%, como casi cualquier otro producto de consumo normal. Cuando, al ser artículos de primera necesidad, deberían tener un IVA superreducido, del 4%... o del 0%. Esto último ocurrió en Canarias, que eliminó en enero de este año el IGIC (el equivalente del IVA en el archipiélago) para estos artículos.

Pero la 'tasa rosa' no es una cuestión de impuestos. O no sobre todo. Porque el auténtico sobrecoste se cobra en el precio de un buen número de artículos y servicios simplemente porque son «para mujeres».

Facua encontró diferencias de hasta el 171% entre las versiones «azules» y «rosas» de las cuchillas

Canarias eliminó en enero el 'IVA' del 10% que se aplica a productos como tampones y compresas

Cuchillas... y más

Como en todo, el asunto de la tasa rosa tiene un símbolo, un ejemplo más que repetido. En este caso, son las cuchillas de afeitar. Básicamente, los fabricantes cogen las mismas cuchillas desechables, les cambian el color... y ya son para chicas. Y ya son, evidentemente, más caras.

A mediados de mayo, la organización de consumidores Facua denunció a tres cadenas de supermercados de amplia implantación en España por este mismo asunto y este mismo producto. Facua pedía sanciones puesto que las cuchillas de afeitar dirigidas al público femenino «llegan a ser hasta un 171% más caras que otras que poseen características idénticas».

Como siempre, estos problemas no empiezan a solucionarse hasta que se identifican y comienza a haber una cierta presión social sobre el tema. Así, hay ya marcas de cuchillas que eliminaron la diferencia entre los productos, y cadenas de supermercados que «subvencionan» el IVA bajando el precio de las compresas y tampones un 10% durante algunos días de cada mes.

Pero más allá de las cuchillas, la diferencia de precios está curiosamente extendida. En algunos casos puede haber justificación en sobrecostes o investigación, pero no en todos. Y ejemplos hay para aburrirse.

Women Tax

En el 2015, un estudio del departamento de consumo de Nueva York comparó las versiones «para hombre/niño» y «para mujer/niña» de nada menos que 800 productos de venta tanto online como presencialmente. La diferencia fue constante: en total, la media del sobrecoste rondaba el 7%, pero en sectores como el de cuidado personal superaba el 13%. Y es un sobrecoste que graba la economía familiar, señalaba el estudio, en la mayoría de los casos sin ninguna justificación por las características del producto.

Desde hace años, una web francesa (womentax.tumblr.com) reúne ejemplos proporcionados por los lectores sobre esas diferencias. Echarle un vistazo es realmente entretenido: desde balones de voley «rosas» que cuestan casi el doble que sus compañeros azules a chocolatinas que son exactamente igual en el interior pero que cuestan un 50% más porque la caja es rosa. Y hay muchos más ejemplos que se dan por normalizados, como en la ropa (unos vaqueros para chicas raramente cuestan lo mismo que sus equivalentes masculinos) o como en servicios de peluquería (tenga ella o no el pelo corto, eso no suele diferenciarse) o de limpieza en seco.

La justificación a estas desigualdades es ligeramente torticera: que las mujeres suelen estar dispuestas a pagar más que los hombres por algunos asuntos. La pregunta es, evidentemente: ¿es que tienen opción?

 

Fotos

Vídeos