Rioja pacta un crecimiento de entre 1.200 y 2.000 hectáreas para el próximo trienio

Conversaciones entre varios vocales antes del pleno de ayer del Consejo Regulador. :: M.. Herreros/
Conversaciones entre varios vocales antes del pleno de ayer del Consejo Regulador. :: M.. Herreros

El acuerdo fija también los rendimientos amparados para la vendimia del 2019, con un 101% en campo y un 71% en bodega

ALBERTO GIL LOGROÑO.

Rioja se 'blinda' de nuevo para los próximos tres años contra la liberalización del viñedo gracias a un acuerdo de crecimiento vegetal limitado, aunque, a diferencia del 2015, lo hace en un momento en que las ventas bajan y en que la amplia cosecha actual de uva está resolviendo los problemas de abastecimiento causados por la helada del año pasado. La Denominación de Origen crecerá en el trienio 2019/20121 un mínimo de 1.188 hectáreas (equivalente a un 0,6% anual de las 65.971 actuales), que podría elevarse hasta 1.584 (0,8%) o incluso hasta las 1.980 hectáreas (1%) en función del comportamiento de las ventas de vino en agosto del próximo año. Así lo establece el acuerdo alcanzado ayer por las bodegas del Grupo Rioja, a las que finalmente se sumaron también las alavesas de Araex, así como la mayor parte del sector productor presionado por la amenaza de la liberalización.

En este sentido, las cooperativas al conjunto (las riojanas, alavesas y navarras) junto con los sindicatos ARAG-Asaja y la UAGR riojana, además de UAGN y Ehne de Navarra (166 votos), apoyaron el documento cuando todo parecía indicar que, una vez que Grupo Rioja se había quedado solo con su propuesta frente al resto de organizaciones, al menos se agotaría completamente el plazo de negociación, ya que el margen definitivo para un acuerdo era el próximo miércoles 31 de octubre.

LOS PUNTOS CLAVE

1Plantaciones atrasadas. Se recuperan las hectáreas sin ejecutar del anterior acuerdo
387, que no se repartieron por falta de garantías y también las adjudicadas inicialmente en 2016 y 2017 y que luego fueron revocadas por la Consejería de Agricultura riojana. En total, son más de un millar de hectáreas que se adjudicarán en el 2020.
2Nuevas plantaciones
Se pacta un crecimiento de masa vegetal mínimo de 1.188 hectáreas para el trienio y máximo de 1.980, en función de las ventas. También se intentarán repartir de 'golpe' si es posible en el 2020.
3La variable 'ventas'
Si en agosto del 2019 la comercialización crece en 5,5 millones sobre los 168 millones de litros vendidos entre enero y agosto de este año, las plantaciones nuevas serán 1.584 hectáreas. Si lo hace en más de 11 millones, se adjudicarán 1.980 hectáreas
4Reparto social
El Ministerio fija en cinco hectáreas el máximo admisible de superficie por solicitante para plantar viñedo. Rioja lo reducirá a una hectárea, con el fin de que llegue a más demandantes. Asimismo, se exigirá un mínimo de dos años de seguridad social agraria a los peticionarios que sean personas físicas.
5Rendimientos 2019
Los amparados serán de 101% para el campo y del 71% de transformación en bodega.
6Aptitud de suelos
Compromiso para estudiar excluir los suelos más fértiles como susceptibles de las nuevas plantaciones. Este punto ya estuvo en el acuerdo del año 2015, pero no se puso en marcha.

En el 'otro' lado, las Bodegas Familiares de Rioja, las centenarias y tradicionales de ABCT y las alavesas de Abra, que, junto con los sindicatos UPA-Rioja y la UAGA de Álava (44 votos), decidieron mantener su rechazo inicial con un voto en contra en lugar de con una abstención.

En la práctica, las diferentes opciones de crecimiento vegetal contempladas quedan únicamente ligadas -no a la ratio (relación entre existencias y salidas) como hasta ahora-, sino al comportamiento de las ventas en agosto del 2019 en tasa acumulada (los ocho primeros meses del año): si para entonces la comercialización de vinos aumenta en 5,5 millones respecto a los 168,2 millones de litros que se han vendido hasta agosto de este año, se crecerá en 1.584 hectáreas durante el trienio en lugar de en 1.188 y, si el incremento es de 11 millones de litros, se plantarán 1.980 hectáreas.

Repartos en el 2020

El acuerdo incluye también importantes novedades en los repartos de plantaciones. En este sentido, en el 2019 no se adjudicará ninguna hectárea y será en el 2020 cuando se juntarán las más de 1.000 atrasadas del trienio anterior -387 que se aplazaron este año, junto con las revocadas por la Consejería de Agricultura de los dos anteriores y cuyo número exacto de momento se desconoce aunque en todo caso sumará más de un millar-, con las nuevas y con la idea de repartirlas de un solo golpe si hay disponibilidad del cupo estatal. En caso contrario, las que queden pendientes se adjudicarán en el 2021.

Respecto a la distribución entre los solicitantes, se reduce la superficie máxima admisible de cinco hectáreas -prevista en el real decreto del Ministerio para el conjunto del país- a una, lo que garantiza en la práctica que nadie podrá llevarse más de esta última cantidad ante la fuerte demanda esperada. Una medida de carácter social -para evitar lo sucedido en 2016 y 2017-, que se complementa además con la exigencia de al menos dos años de seguridad social agraria para los solicitantes que sean personas físicas.

Otro aspecto importante es que el acuerdo incluye desde ya los rendimientos de producción amparados para la próxima campaña, que se fijan en el 101% en campo y el 71% en transformación, menores a los de los últimos años aunque todavía por encima de los generales previstos en el pliego de condiciones.

¿Plantación selectiva?

Asimismo, se incluye un compromiso de elaborar «un estudio que permita la definición de criterios técnicos de 'no aptitud' de ciertos terrenos en los que no se podrán realizar las nuevas plantaciones de viñedo». La idea es eliminar los suelos más fértiles y plantar allí donde las condiciones sean idóneas para el cultivo de la vid. En todo caso, este mismo compromiso figuraba en el acuerdo de plantaciones del 2015 y no se ha desarrollado durante sus tres años de vigencia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos