En La Rioja, hay más de 650 empresas familiares que, tarde o temprano, sus descendientes heredarán