El retiro de la tiza y la pizarra

Ceniceros y Galiana, con los maestros y profesores jubilados que acudieron ayer al acto de homenaje en el Conservatorio de Música./G.R.
Ceniceros y Galiana, con los maestros y profesores jubilados que acudieron ayer al acto de homenaje en el Conservatorio de Música. / G.R.

La Jornada de la Experiencia Docente homenaja a 105 maestros jubilados | Ceniceros subraya la trascendencia de una profesión que no sólo forma en conocimientos, sino también «ciudadanos responsables»

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGOLogroño

A las puertas del salón de actos del Conservatorio de Música, más de uno confesaba ayer que aún no le había dado tiempo a tomar conciencia de su nueva condición. Pero, pese al escaso tiempo transcurrido, muchos añoraban a sus compañeros y no dudaban en fundirse en un abrazo con aquellos con los que se cruzaron durante su vida profesional entre las aulas.

La XII Jornada de la Experiencia Docente homenajeó a los 105 maestros y profesores (67 mujeres y 38 hombres) de los distintos centros públicos de La Rioja que se han jubilado a lo largo del año.

«Echo en falta el aula y el contacto con los alumnos porque la gente joven da mucha vida y, por eso, los docentes nos mantenemos tan jóvenes», aseguró Milagros López, que se retiró el pasado 6 de noviembre tras seis años impartiendo Matemáticas en el IES Tomás Mingot.

«Echo en falta el aula y el contacto con los alumnos porque la gente joven da mucha vida» Milagros López | Docente jubilada

«Los gobiernos deberían dar más estabilidad a los sistemas educativos o no tocar su columna vertebral» Alejandro Delgado | Docente jubilado

«La educación pública requiere más apoyo por parte de las instituciones» Mari Luz Alonso | Docente jubilada

Ayer Milagros, como el resto de sus compañeros, tomaba asiento para presenciar un evento que abrió la soprano Cristina Domínguez, acompañada al piano por Elisabeth Allende, y al que acudieron el presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Ceniceros, y el consejero de Educación, Alberto Galiana.

En las primeras filas se sentó Alejandro Delgado, quien ejerció como director del IES Gonzalo de Berceo en Alfaro 28 de sus 38 años de servicio. Delgado, que se jubiló el pasado 1 de septiembre, afronta su nueva etapa «con más tranquilidad y sin el ajetreo de la actividad docente».

A los que le sucedan al frente de éste u otros centros les deja un consejo: «Resulta muy importante contar con buen equipo de compañeros para llevar las tareas de forma compartida y centrar siempre el foco de nuestra atención en los alumnos».

Desde su bagaje, y ahora que el Ministerio de Educación prepara la enésima reforma, solicita a los gobernantes que «den más estabilidad a los sistemas educativos o que las modificaciones no afecten a la columna vertebral de los mismos». «Cada cambio requiere un esfuerzo extraordinario al profesorado y quita tiempo de dedicación a los estudiantes», consideró.

Mari Luz Alonso, quien ha ocupado durante doce años la jefatura del IES La Laboral en Lardero, expresó otra demanda: «La educación pública requiere más apoyo por parte de las instituciones».

Obsequios

Una vez que todos y cada uno de los maestros y profesores homenajeados subió al estrado a recoger su obsequio -una botella de vino y copas-, Ceniceros clausuró el acto dirigiendo unas palabras de agradecimiento a los docentes por su «esfuerzo, dedicación y gran trabajo».

Su labor, dijo, «ha contribuido a aumentar el prestigio y la dignidad de la profesión docente». «Esta tarea conlleva formar a los jóvenes desde el punto de vista de los conocimientos y prepararlos para convertirlos en ciudadanos responsables», indicó, antes de subrayar que esto constituye «una función esencial para cualquier sociedad».

El acto sirvió además para que diversos grupos de alumnos realizaran prácticas. Estudiantes del IES Cosme García grabaron el evento; un grupo del IES Hermanos D'Elhuyar asistió a los homenajeados y los del Centro Camino de Santiago se encargaron del catering. También actuó el coro del CEIP Vélez de Guevara.

 

Fotos

Vídeos