El PP retiene gracias a los pequeños pueblos la presidencia de la Federación de Municipios

Roberto Varona, sentado, levanta la mano mientras pasa Vicente Urquía, alcalde socialista. :: Juan Marín/
Roberto Varona, sentado, levanta la mano mientras pasa Vicente Urquía, alcalde socialista. :: Juan Marín

El voto de Tricio, tras la moción de censura, y el de Santo Domingo, pese a tener alcalde socialista, decantan la victoria en favor de Roberto Varona

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

Parecía imposible después de los resultados electorales del pasado 26 de mayo, pero el PP ha sido capaz de retener la presidencia de la Federación de Municipios de La Rioja con Roberto Varona que, tras veinte años, se ha garantizado otros cuatro al frente de este 'lobby' de presión local, el único que le quedaba al PP tras las elecciones.

La clave ha estado en la elevadísima afluencia de alcaldes -votaron, presencialmente o por delegación, 164 de los 174 municipios riojanos-, como reconocía el propio Varona tras -«la unión nos ha dado la fuerza»-, pero también en los votos de Tricio, donde el alcalde independiente, pese a que se presentó con las siglas socialistas, gobierna en coalición con dos ediles del PP tras una moción de censura, y de Santo Domingo, donde pese a contar con alcalde socialista, el pleno de la localidad delegó en el concejal del PP el ejercicio del voto: «No es momento de hablar de estas cosas, sino de asumir el resultado y felicitar a Varona, pero sí es cierto que con esos 32 votos el resultado hubiera sido diferente», señaló Francisco Ibáñez, alcalde de Badarán y candidato socialista.

Cargos
Roberto Varona (PP-Huércanos), presidente. Luis Carlos Paul (PP-Rincón), vicepresidente 1º, y Francisco Ibáñez (PSOE-Badarán), vicepresidente 2º.
Vocales PP
Pedro Cristóbal (Soto); Jorge Loyo (Anguciana); Daniel Osés (Nalda); Carmelo Ruiz (Santurdejo); Mª Asunción Saez (Aguilar); Ernesto Viguera (Ocón); Rosana Zorzano (Albelda); y Marta Gómez (Lardero, por Ciudadanos).
Vocales PSOE
Elisa Garrido (Calahorra); Javier García (Arnedo), Gonzalo Abajo (Ezcaray) y Martín Íñiguez (Laguna).

La lista de Varona obtuvo 715 votos (ponderados en función de la población), frente a los 655 de su rival socialista y pese a que el PSOE gobierna para el 80% de la población riojana en el ámbito municipal.

El PP lo hace, sin embargo, en 104 de los 174 municipios y su implantación en el mundo rural, especialmente en la sierra, sigue siendo inquebrantable: «Si La Rioja es grande, lo es gracias a los pequeños municipios», dijo Roberto Varona.

Hubo cierta polémica en la reunión por cuanto el PSOE pidió que se hiciera una votación secreta, mientras que la mesa, formada por el alcalde de más edad (Lumbreras), el más joven (Alcanadre) y la secretaria general (Albelda), se ciñó a lo previsto en los estatutos: votación nominal y pública para cada alcalde como única alternativa a la ordinaria a mano alzada. «Creo que la transparencia es vital y, aunque el PSOE quería voto secreto, no creo que haya nada que ocultar, ya que la gente es perfectamente capaz de justificar su voto», aseguró Varona. «Además -agregó-, los estatutos son claros y no prevén este tipo de votación».

Después de la primera elección, en la que el PP se impuso al PSOE, se acordó el resto de la lista entre las dos candidaturas, con diez representantes para los populares, aunque una de las plazas cedida a Marta Gómez, concejal de Ciudadanos en Lardero, y cinco para los alcaldes socialistas. Asimismo, los asistentes decidieron por votación que los cargos pendientes, los de secretario/a general y tesorero/a se decidan en la primera reunión del órgano de gobierno ya renovado.

El PSOE vuelve

El alcalde de Badarán confirmó que los alcaldes socialistas volverán a la junta de gobierno de la Federación de Municipios, que habían abandonado hace año y medio en protesta por la gestión de Varona -a quien también 'vetaron' como candidato en la negociación infructuosa con el PP para renovar los cargos-: «La idea es empezar una nueva etapa en el papel que nos corresponde tras la votación», afirmó.

Por su parte, Roberto Varona indicó que «ya dije que no creía en los vetos y ahora lo que toca es tender las manos a todos los alcaldes, sean del PP o del PSOE».