Una resolución de la presidenta decidirá si Rodríguez queda expulsada de Podemos

Natalia Rodriguez en su escaño regional./Antonio Díaz Uriel
Natalia Rodriguez en su escaño regional. / Antonio Díaz Uriel

La Mesa del Parlamento deja en manos de Ana Lourdes González regular la situación y derechos de los diputados no adscritos que no concreta el Reglamento

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

La decisión de la mayoría del Grupo Podemos de apartar a Natalia Rodríguez ha suscitado una enorme incógnita legal en el Parlamento de La Rioja. Dado que el reglamento recoge que los diputados que se separen de su grupo tendrán la condición de no adscritos (artículo 24.2) pero no contempla la coyuntura de que sean los propios compañeros quienes expulsen a uno de los suyos, la Mesa decidió la semana pasada posponer qué decisión tomar al respecto hasta cotejar los argumentos tanto del portavoz de Podemos en el hemiciclo, Germán Cantabrana, como de la afectada.

La nueva reunión celebrada ayer no entró sin embargo en los escritos de Rodríguez ni dio una solución definitiva al dilema. El máximo órgano del hemiciclo determinó -con el voto en contra de los populares Félix Vadillo y Ana Lourdes González y el apoyo de PSOE y Cs- que se elabore una resolución por parte de la propia González a partir del informe del letrado de la Cámara que analizaba la cuestión, aludiendo a otro artículo del reglamento (29.2) que obliga a la Presidencia a interpretar con el parecer favorable de la Mesa y Junta de portavoces el texto que ordena el funcionamiento de la Cámara en casos de duda u omisión.

La decisión recae así en la presidenta que, como también se fijó en una dilataba reunión de la Mesa, deberá ser respaldada por mayoría para dotarla de mayor seguridad jurídica. Y es que, de reconocerse la expulsión de Rodríguez y la condición de no adscrita, deberán reorganizarse desde los tiempos de intervención hasta las retribuciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos