«Repartir la riqueza fortalecería más al Gobierno que alharacas sobre la bandera»

Pepe Álvarez, secretario general de UGT, ayer en Logroño. / Justo Rodriguez

El líder sindical emplaza al Ejecutivo a cumplir «la agenda social a la que se comprometió» y se muestra contrario a un adelanto electoral

Javier Ezquerro
JAVIER EZQUERROLogroño

Pese a la fragilidad del Gobierno de Pedro Sánchez, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, no cree que una virtual convocatoria de elecciones generales aporte soluciones a «los verdaderos problemas que tiene la gente». El líder sindical aboga por la continuidad del actual Ejecutivo, a quien avisa de que «tiene que cumplir con la agenda social» a la que se comprometió cuando accedió al poder a través de la moción de censura que desalojó a Rajoy. Si no cumple, «habrá confrontación», asegura en la siguiente entrevista, realizada poco antes de que Álvarez interviniera este lunes en una asamblea de delegados del sindicato en La Rioja.

-UGT está organizando asambleas por todo el país para exigir al Gobierno que cumpla su agenda social y laboral. ¿Qué piden exactamente?

-Hemos empezado el año 2019 haciendo todo lo que está en nuestras manos para conseguir que los temas sociales, laborales sean ejes fundamentales del Gobierno y que pase dedecir a hacer. Algunas medidas ya están debatidas e incluso intercambiados papeles para llegar a un acuerdo que hay que llevar al BOE. En principio, queremos desmontar la reforma laboral, es decir que prevalezca el convenio del sector sobre el convenio de empresa; también restaurar la ultraactividad de los convenios y el control horario en el trabajo. Tenemos también ultimado con el Gobierno el acuerdo para derogar la reforma de las pensiones del 2013 de Rajoy, es decir, restaurar definitivamente la revisión de las pensiones según el IPC y después hay cuestiones como conseguir que los mil euros de salario mínimo se implanten vía convenio. Finalmente, tenemos un 8 de marzo que nos tiene que servir para seguir avanzando en la lucha contra la brecha salarial entre mujeres y hombres, que es mucho más que la diferencia de salario, que incluye el ascenso laboral, el tema del acoso, un cambio cultural en los centros de trabajo...

«O el Gobierno es consciente de que tiene que cambiar o habrá confrontación»

- ¿Y cree que el Gobierno podrá llevar a cabo esa agenda social en las condiciones tan precarias en las que está? Y aún asumiendo que siga adelante, ¿lo ve con suficiente voluntad para acometer esas medidas?

-Es evidente que hay una fragilidad importante, pero no es menos evidente que los partidos que han votado la moción de censura (a Rajoy) tienen unos compromisos sociales que tienen que cumplir y nosotros apelamos a eso precisamente. Por tanto estamos dispuestos a facilitar al Gobierno el trabajo de tal manera que en los temas de los que estamos hablando podamos incluso negociarlos con ellos. Respecto a la segunda pregunta, estamos tratando de generar el clima para que el Gobierno tenga voluntad de avanzar en esa agenda social.

-¿O sea que no ven voluntad, vamos?

-No es que no tenga voluntad, sino que puede ser que no esté dentro de sus prioridades, que necesite un empujoncito y en ello estamos. Nunca nos han regalado nada y ahora tampoco.

-Si finalmente no hay elecciones, pero el Gobierno tampoco avanza en sus reivindicaciones, ¿habrá movilizaciones sindicales?

-Pues habrá que mover al Gobierno. Nosotros no tenemos ningún límite, ni con este Gobierno ni con ninguno. Este proceso que tenemos en marcha tiene los debates que estamos teniendo ahora, va a tener un punto importante de inflexión el 8 de marzo, tendrá otro que será el Primero de Mayo y a partir de entonces o el Gobierno es consciente de que tiene que cambiar o habrá confrontación, sin lugar a dudas. Nosotros no nos vamos a resignar a que esta legislatura se quede en blanco. Llevamos cuatro años en los que España crece, genera mucha riqueza y esa riqueza se queda en manos de un pocos.

«A los que piden elecciones no les he oído ni una propuesta para mejorar la vida de la gente»

-El Gobierno se encuentra en una posición parlamentaria muy débil, sin apoyo de los nacionalistas, con crisis interna en Podemos y unos partidos de derecha y centro derecha firmemente decididos a impulsar un giro en la política española. ¿Se pueden llevar a cabo en estas condiciones las políticas sociales que demandan desde los sindicatos?

-A veces la debilidad aparente genera fortalezas y creo que hay una inmensa mayoría de ciudadanos y ciudadanas que están hasta las narices de que el país crezca, de que el país genere riqueza pero que se quede solo en manos de unos pocos. Nosotros lo que estamos diciendo es vamos a repartir esa riqueza. ¿Repartir la riqueza le va a dar más fortaleza al Gobierno? Creo que le va a dar más fortaleza repartir que las grandes alharacas relacionadas con la bandera u otros símbolos.

-Estamos en una semana clave para el inmediato futuro político del país, ¿qué tiene que hacer Pedro Sánchez si no aprueban los Presupuestos Generales del Estado?

-Bueno, creo que Sánchez tiene que cumplir la agenda social, no creo que unas elecciones solventen ninguno de los problemas de fondo que tiene la gente de nuestro país. Y por otra parte, los que piden elecciones no les he oído ni una propuesta para mejorar la vida de la gente, más bien lo que les oigo son propuestas de involución en relación a derechos fundamentales como puede ser la igualdad.