La regular brotación sorprende a los técnicos tras la feroz helada del año pasado