Recetas de la Cámara para una sanidad mejor

Ceniceros conversa con Cuevas, ayer a su llegada al Parlamento de La Rioja./Juan Marín
Ceniceros conversa con Cuevas, ayer a su llegada al Parlamento de La Rioja. / Juan Marín

El Pleno aprueba una batería de medidas en ocho ejes para que el Ejecutivo riojano mejore la Atención Primaria

ROBERTO GONZÁLEZ LASTRA

Logroño. El pleno del Parlamento de La Rioja aprobó ayer por unanimidad una moción presentada por el Grupo Podemos, a la que se incorporó una enmienda transaccional, por la que se insta al Gobierno de La Rioja a la puesta en marcha de una batería de medidas repartidas en ocho ejes para mejorar la Atención Primaria de Salud en la región. Los asuntos sanitarios coparon ayer gran parte del protagonismo de una larga sesión, casi seis horas, la penúltima, salvo sorpresa, de la legislatura, una mañana eterna en la pese a ausentarse los grandes alardes oratorios o los agrios enfrentamientos sí planearon las dos próximas citas electorales con continuas criticas al uso partidista de datos e intervenciones.

Sendas preguntas de los diputados Juan Calvo (Podemos) y Nuria del Río (PSOE) desviaron pronto el debate a los consultorios y sirvieron al presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, para reiterar que «estamos visitando centro por centro y hablando profesional por profesional y vamos a dar soluciones pronto a los problemas de la sanidad. El Ejecutivo regional está ante un proceso abierto de negociación de medidas para dar solución a los problemas más acuciantes de Atención Primaria con una plataforma de médicos de familia que pronto dará resultados». Por su parte, la consejera María Martín defendió que «estamos trabajando para que los profesionales tengan las mejores condiciones y los riojanos la mejor sanidad» y volvió a lanzar a la oposición su propuesta de un pacto sanitario para «trabajar juntos por una sanidad de calidad y que este tema no sea un arma arrojadiza en periodo electoral».

Sin acercamiento en los distintos puntos de vista, los escaños riojanos recuperaron la unanimidad a la hora de votar la moción en favor de la mejora de la Atención Primaria, una iniciativa que contiene una batería de medidas entre las que se reclama relanzar y fortalecer el sistema, aumentar el presupuesto sanitario público y dotarlo de los recursos humanos y materiales adecuados, además de desburocratizar la actividad, la atención y las consultas, redefinir los cupos y garantizar el ajuste y gestión de agendas.

Parking del CIBIR y reproches

Sin relación directa con la atención sanitaria, pero muy relacionado con Salud y anexo al Hospital San Pedro, el pleno del Parlamento también debatió y aprobó, con los votos a favor de PSOE, Podemos y Ciudadanos, en contra de PP y la abstención de la diputada no adscrita Rebeca Grajea, el dictamen de la comisión de investigación que ha estudiado el contrato para la gestión del parking del CIBIR, cuya principal conclusión, según avanzó ya ayer Diario LA RIOJA, es que las condiciones pactadas con la concesionaria para mantener el equilibrio económico-financiero fueron «extraordinariamente onerosas para las arcas públicas».

Con presencia de representantes de la plataforma a favor del parking público, Germán Cantabrana (Podemos) resaltó que la clave del dictamen es que la privatización del parking se decidió como una operación financiera y exigió «poner fin a este contrato infame que arruina a los riojanos y a las riojanas». La socialista Nuria del Río censuró a los populares que «nos mintieron dos veces de una manera clamorosa, nos ocultaron información con intereses electorales y los ciudadanos siguen pagando las consecuencias de una gestión deplorable y, lo que es peor, intencionada».

El portavoz del Grupo Popular, Jesús Ángel Garrido, echó en cara a la oposición que «venían con lo que creían que era el gran escándalo y se les ha desinflado, humo, nada más», para añadir que la Fiscalía y el Tribunal de Cuentas archivaron las diligencias al considerar que la contratación, además de legal, no fue perjudicial para el erario público.

Tras el visto bueno de la Cámara al dictamen, tomó la palabra el consejero de Hacienda, Alfonso Domínguez, quien, tras calificar la comisión investigadora como «la del tiempo perdido y la confusión», censuró que las conclusiones son jurídicas cuando ni la comisión ni ninguno de sus integrantes están capacitados ni tienen dicha potestad.

Pero la prolongada sesión dio para mucho más. Se habló de la situación económica, de fondos de la UR, de turismo, de la tarifa plana para autónomos... Hubo lugar hasta para distracciones y errores. En el primer caso su protagonista fue el propio Ceniceros, que respondió al popular Garrido sobre política fiscal cuando le había preguntado sobre paro femenino y tuvo que contestarle después sobre el desempleo cuando le interrogó sobre la política impositiva regional. Entre los errores, uno de recuento de votos, que sirvió para que decayese, tras un doble empate, una proposición no de ley socialista para crear el Bono Cultural Joven.

Más