El día que Queen aterrizó en Fuenmayor

Preparación del rodaje en el CAPDP de Fuenmayor. / IES Tomás y Valiente

Alumnos del IES Tomás y Valiente de Fuenmayor y usuarios del centro del CAPDP de la localidad completa un proyecto de integración con el rodaje del vídeo 'I want to break free' de la icónica banda británica

LUIS J. RUIZLogroño

Todo comenzó como una actividad más del instituto enfocada hacia la inclusión. Un concepto tan amplio como, en ocasiones, complicado de abordar cuando de alumnos de 4º de ESO se trata. Las alternativas no eran demasiadas y los propios estudiantes del IES Francisco Tomás y Valiente de Fuenmayor expresaron sus dudas a María Ruiz, la profesora del departamento de Lengua y responsable de la asignatura Artes Escénicas y Danza. «¿Qué vamos a hacer, lo de siempre?». Y ellos mismos pusieron sobre la mesa la solución: «¿Y si hacemos algo con los usuarios del CAPDP [el centro de atención a personas con discapacidad psíquica Santa Lucía ubicado en la localidad] que los tenemos aquí al lado?». La profesora aceptó el reto y comenzó a articular los resortes necesarios para intentar poner en marcha algún proyecto en común.

El CAPDP es un edificio enorme, de amplios espacios en el que sus educadoras derrochan amabilidad a raudales. Cuando hablan, lo hacen repletas de orgullo por el trabajo que realizan y siempre con un punto de partida: lo que desde fuera se puede ver como un proyecto complicado con el reto de normalizar la relación entre personas con y sin discapacidad, para sus usuarios no es nada excepcional. Ellos no tienen que superar barrera alguna, ellos se relacionan sin problemas con todo el mundo. La desconexión suele viajar en sentido opuesto.

Y eso es lo que se dejó patente la primera fase del proyecto. «Queríamos comprobar qué cambios se producían en los alumnos del instituto para poder evaluar qué efecto tienen estos trabajos», explican Begoña Tejada y Paula Ruiz, dos de las educadoras del CAPDP. «El punto de partida, antes de las primeras visitas, fue el de grabar a los alumnos preguntándoles qué es para ellos la discapacidad. Había respuestas de todo tipo, no lo tenían nada claro, hablaban de enfermedades, se quedaban en silencio...», abunda María Ruiz. Meses después de ese primer contacto y con el proyecto ya finiquitado, los rostros de los alumnos habían cambiado. Se habían fraguado relaciones de amistad entre unos y otros, los alumnos prometían que mantendrían el contacto, no hablaban de discapacidad, sino de capacidades diferentes y más de un rostro se iluminaba al referirse a sus nuevos amigos.

«Desde el primer momento se mostraron muy receptivos durante las visitas y muy cariñosos con los estudiantes. Les daban besos, les abrazaban y los alumnos se mostraban extrañados y sorprendidos. Me decían, 'María, que me ha dado besos'», explica la profesora. El tiempo y la complicidad fue modelando la relación entre unos y otros y meses después la efusividad era compartida.

Durante dos horas a la semana, los estudiantes se acercaban al centro dependiente del Gobierno de La Rioja para ir conociéndose y realizar actividades conjuntas. Los alumnos les enseñaban diversas actividades y los usuarios del CAPDP también hacían de profesores. «Las primeras interacciones fueron mas complicadas pero luego todo cambió. Hicieron actividades de jardinería y de teselas y cuando los estudiantes lo hacían mal los usuarios del CAPDP, que lo dominan, se acababan riendo de ellos. Fue muy divertido», explica la profesora del IES Tomás y Valiente.

 </p><p>Alumnos y usuarios del CAPDP, durante una de las sesiones de trabajo conjunto.
 </p><p>Alumnos y usuarios del CAPDP, durante una de las sesiones de trabajo conjunto. / IES Tomás y Valiente

Desde el CAPDP, las educadoras también se volcaron con el proyecto que se cerró con el rodaje de un vídeo del tema 'I want to break free', una de las icónicas piezas de Queen que también encierra toda una declaración de intenciones. «Han participado muchísimos de nuestros usuarios y hemos tenido que preparar muchas cosas con los limitados medios que tenemos. Han estado encantados, han disfrutado un montón con la actividad y se han entregado al cien por cien», explican las educadoras, que lamentan la escasa visualización que tienen para el conjunto de la sociedad todas las actividades que se realizan en el centro, varias de ellas también con escolares. «Hemos hecho cortos, vídeos de Mamma Mia, de Grease y todo con lo que podemos conseguir en el centro y la implicación de todos los usuarios».

Todo ese trabajo fructificó en jornadas de grabación en las que el CAPDP se convirtió en un set de rodaje repleto de globos, medusas y brillantina con los que realidad y ficción se confundían para replicar el vídeo de Queen. El montaje se realizó en La Gota de Leche, también con el trabajo de las educadoras del CAPDP y el resultado se exhibió la semana pasada en el Gran Coliseo de Fuenmayor. Una fiesta de fin de curso en la que alumnos y usuarios del CAPDP volvieron a coincidir y celebrar el resultado.

Alumnos del IES y usuarios del CAPDP, durante la fiesta fin de proyecto.
Alumnos del IES y usuarios del CAPDP, durante la fiesta fin de proyecto. / IES Tomás y Valiente

«Se han roto todas las barreras», asegura María Ruiz. Y se han fortalecido vocaciones. «Alguno de los alumnos tenía la intención de estudiar algo vinculado a la discapacidad para trabajar en estos centros y tras esta experiencia lo tienen mucho más claro. Han creado vínculos muy intensos, se lo recomiendan a todos y han trabajado valores que no se pueden reforzar de otra manera».

Una de esas alumnas es Irati. Explica que nunca había trabajado con personas con discapacidad y apunta que «ha sido una experiencia muy buena». «Hemos empatizado mucho con ellos, llegas y te reciben como si te conocieran de toda la vida y te das cuenta de que son capaces de hacer muchas cosas que la gente cree que es imposible. Me interesa mucho este tema», completa.

Un momento del rodaje del video de Queen.
Un momento del rodaje del video de Queen. / IES Tomás y Valiente

Superada la fiesta, la rutina regresó al CAPDP. Una rutina que, en todo caso, el grupo de educadoras trata de romper de manera constante con infinidad de actividades y mucha vocación, la misma que han conseguido despertar en más de un alumno del IES Francisco Tomás y Valiente de Fuenmayor.