EL PAN, DESDE EL PUNTO DE VISTA NUTRICIONAL

«La mala fama del pan porque «engorda» es infundada, ya que puede formar parte de una dieta saludable...»

Existen multitud de tipos de pan; por tanto, su composición nutricional también puede variar de una forma considerable entre unos y otros.

En primer lugar, el pan puede estar elaborado con diferentes cereales (trigo, maíz, avena...). Aunque existen ciertas tendencias e inclinaciones por algunos cereales aparentemente más sanos, no son mejores unos que otros; es decir, un pan de centeno o espelta no tiene por qué ser más saludable que uno de trigo común. De hecho, uno de los errores es dejarse llevar por el aspecto o el color del pan.

Por tanto, la materia prima principal (la harina, el cereal) no determina la calidad nutricional, en líneas generales, si no existe ninguna patología.

Si tenemos en cuenta su elaboración, tipo de cocción, textura final... también existen muchos tipos: desde una barra normal y corriente, a un pan de hogaza, biscotes, pan de molde... Tendremos que atender a sus ingredientes, sabiendo que aquellos más procesados y con mayor caducidad contienen más cantidad de ingredientes como azúcar u otros aditivos. Si buscamos la sencillez en sus ingredientes (harina, agua, levadura y sal) estaremos asegurando un pan de mayor calidad y más saludable.

Por último, cualquier opción que elijamos debería ser integral, esto quiere decir que la harina o cereal con el que se ha elaborado debe poseer el grano entero (con la cáscara o salvado y el germen). Consumiendo el pan integral nos aseguramos un mejor contenido en nutrientes como vitaminas, fibra y mayor control de la glucosa en sangre.

La mala fama del pan porque «engorda» es infundada, ya que puede formar parte de una dieta saludable, teniendo siempre en cuenta que lo consumimos como añadido a nuestras comidas; es decir, que lo debemos considerar como una ración más de hidrato de carbono diario y siempre fijarnos en que los ingredientes sean adecuados para este tipo de producto, de calidad y con un alto porcentaje de harina integral.