«Si pudiéramos coger a los pacientes las primeras tres horas salvaríamos a todos»

Francisco Julián Villaverde, en el Hospital San Pedro. :: juan marín/
Francisco Julián Villaverde, en el Hospital San Pedro. :: juan marín

«Los síntomas aparecen de forma súbita, pasas de estar bien a estar mal y los mejores aliados son la persona que está al lado y el tiempo», aseguraFrancisco Julián Villaverde, coordinador de la Unidad de Ictus

C.N. LOGROÑO.

El neurólogo Francisco Julián Villaverde lidia a diario con una de las enfermedades silenciosas en las que el tiempo es el factor clave por excelencia. Por fortuna, la Unidad de Ictus y una mayor concienciación lograrán reducir el número de accidentes cerebrovasculares. ¿La mala noticia? Aunque en menor número, cada vez aparecen a una edad más temprana.

- Quizá es la pregunta del millón, ¿cuáles son los síntomas del ictus?

-Cada día está más claro que el mejor tratamiento del ictus no lo da la medicina, lo da la persona que tienes al lado y lo da la atención rápida. Si tienes un ictus y se activa pronto todo el protocolo del código ictus tienes el 95% de posibilidades de estar autónomo e independiente, por eso es fundamental que se reconozcan pronto los síntomas. Incluso los más graves, que dejaban medio cerebro sin sangre, ahora los tratamos y salvamos. De ahí que es fundamental reconocer los síntomas que aparecen de forma brusca, súbita, pasas de estar bien a estar mal, aparece, sobre todo, desviación de la comisura bucal, puede ser que no puedas mover el brazo o la pierna y que cueste hablar. Si todo eso aparece de manera súbita hay que tratarlo como si fuera un ictus hasta que no se demuestre lo contrario. Nuestro principal problema es que no duele. Si una persona empieza a notar que le duele el pecho o siente presión, llama corriendo al 112, pero si nota que se le duerme medio cuerpo y no puede hablar se mete a la cama a esperar a que se le pase y cuando viene ya no podemos hacer nada por él. Si pudiéramos coger a los pacientes durante las primeras tres horas salvaríamos a todos.

- En estos años de vida de la unidad que usted coordina ha habido una importante reducción de la mortalidad.

- Sí, hace tres años empezamos con una mortalidad del 13% y ahora está en el 5,9%, sobre todo, por las complicaciones que provoca un ictus, como las infecciones respiratorias, broncoaspiraciones, trombosis, hemorragias. Pero ahora, con la labor de las enfermeras, que están las 24 horas del día, en cuanto hay una mínima complicación la solventamos.

- ¿Ha aumentado la incidencia de esta dolencia?

- Creemos que desde que se puso en marcha la Unidad de Ictus vamos a poder disminuir su incidencia. Están disminuyendo porque probablemente estamos consiguiendo mejorar los factores de riesgo, pero es verdad que cada vez los ictus son en gente más joven y los factores de riesgo están ahí y son patentes, sobre todo, la hipertensión, la diabetes, el colesterol. También influyen haber tenido un ictus previo, la obesidad y el tabaquismo.