Prudencia y colaboración desde los grupos municipales

M.J.L./C.N. LOGROÑO.

Prudencia y colaboración fueron dos de las palabras más pronunciadas ayer entre los grupos municipales. La primera en mencionarlas fue la alcaldesa, Cuca Gamarra, quien solicitó «prudencia y tranquilidad» al tiempo que afirmó que «el Ayuntamiento está colaborando, como no podía ser de otra manera y con una total transparencia» en el acceso a toda la documentación que la UDEF requirió. Después de la reunión de la Junta de Portavoces, que se celebró a las doce y media, la socialista Beatriz Arraiz mantenía la necesidad de prudencia a la espera de acontecimientos. De todas formas, Arraiz indicó que el contrato ha estado en tela de juicio desde el principio, no por su adjudicación, que fue pública, aunque solo se presentara una empresa, sino su funcionamiento. «Nunca se ha sido claro, sabíamos que había problemas casi desde el principio», pero solo cuatro años después se ha propuesto la rescisión.

«Máximo respeto al secreto de sumario» y «apoyo a la UDEF y a los jueces», decía la concejal de Ciudadanos María Luisa Alonso, quien recordaba que la actuación se enmarca en una operación nacional. Recordó que su grupo pidió varias comparecencias para conocer las implicaciones de la resolución del contrato de Gespol. «Concluimos que la rescisión era necesaria porque el software no funcionaba. Se contrató un software maduro que solo precisaba el volcado de datos y, cuando se hizo, empezó a dar errores». Desde Cambia Logroño, que anunciará hoy la petición de comparecencias a la comisión de Transparencia, su portavoz, Gonzalo Peña, se refirió a un «modelo de corrupción estructural» que va más allá de Logroño y a la «gestión negligente» de algunos responsables policiales.

Desde el PR+, Rubén Antoñanzas lamentó «el daño que todo esto supone para Logroño y la institución». «He pedido a la alcaldesa la máxima colaboración y la ha garantizado», remachó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos