Proyecto piloto en La Rioja para detectar niños y adolescentes con problemas emocionales