PROMOCIÓN DEL COMERCIO LOCAL

Escaparate de un comercio calagurritano en una promoción. :: s.s.j./
Escaparate de un comercio calagurritano en una promoción. :: s.s.j.

SANDA SAINZ REFLEXIONES

El comercio tradicional, las tiendas de barrio, las superficies de pequeño y mediano tamaño, los establecimientos de los cascos urbanos de cualquier localidad sufren desde hace tiempo las consecuencias de unos cambios en las formas de comprar y de vender los productos.

Primero llegaron los grandes hipermercados, luego las superficies comerciales y más tarde Internet. Muchas tiendas se vieron abocadas al cierre, otras resisten y las hay que intentaron adaptarse a la venta 'online'.

A lo largo de estos años hemos visto movimientos ciudadanos y de asociaciones de tenderos que defienden el pequeño comercio local a través de diferentes campañas de concienciación. Porque, tengámoslo en cuenta, unas calles sin escaparates 'activos' son unas calles sin vida, vacías.

Al mismo tiempo han aumentado los establecimientos regentados por extranjeros con nuevos productos, servicios y amplitud de horarios . Desde peluquerías hasta supermercados, fruterías y panaderías, entre otros. Lejos quedaron los tiempos en los que los restaurantes chinos y las tiendas de 'todo a cien' eran la única aportación de los nuevos habitantes inmigrantes de las ciudades.

Está claro que no se puede competir con las grandes superficies ni con Internet y para ello se ponen en valor cuestiones como el servicio de cercanía de los locales, el trato directo entre dependiente y cliente o la calidad de los productos y ofertas o alicientes específicos que llamen la atención.

Ayer se celebró en el Paseo del Mercadal la fiesta del comercio calagurritano con talleres, cuentacuentos, música, sorteos, reparto de palomitas y la presencia de personajes de series de televisión infantiles. Es una de las actividades promovidas dentro del plan de dinamización del Ayuntamiento, la Ader y los colectivos de comerciantes de Calahorra.

Las concejal responsable de comercio, Raquel Moral, destacó que una de las iniciativas que más gusta es la de 'Compra y Gana' con premios de 6.000 euros repartidos en vales de 500 euros. 'Aparca y Compra' y los 'promostock' (verano e invierno) son otras campañas destacadas por el empuje al sector.

En Calahorra la oferta es muy variada y uno puede comprar barato o darse un capricho con productos más exclusivos. Además está todo muy cerca y accesible. Esto es lo que se debe promocionar para fidelizar clientes y evitar que la gente de aquí y de localidades cercanas se marche a otros lugares.

 

Fotos

Vídeos